CEPRID

MALI: APROPIACIÓN DE TIERRAS Y LA DEFENSA DE LOS PRODUCTORES LOCALES

Viernes 30 de octubre de 2009 por CEPRID

Lamine Coulibaly, Boaventura Monjane

CEPRID

La apropiación de tierras de los pequeños agricultores por las grandes empresas nacionales y extranjeras se convierte en un tema de cada vez más escandaloso en Mali. Después de invertir en diversos sectores económicos de Mali y África, estas empresas nacionales o multinacionales ahora recurren a otras tierras, a saber, la tierra. Es el caso de MALIBYA, una empresa de Libia a la que el Gobierno de Mali, en su política de promoción de la inversión privada en la producción de arroz, ha concedido 100 000 hectáreas en el área de la Office du Niger, una de las principales áreas de crecimiento del país y productoras de arroz y lugar de tránsito y salida de los animales trashumantes Este proyecto estratégico en el marco del acuerdo firmado por ambos países, tiene como objetivos principales: garantizar la suficiencia alimenticia de los países, el desarrollo de la agroindustria y el desarrollo de la ganadería.

Según el Director General de la MALIBYA, Abdalilah Youssef, la primera fase del proyecto - financiado por MALIBYA- es principalmente la construcción de un canal de agua de una longitud de 40 km, desde área Kolongotomo al sitio del proyecto en la zona de Boky. La capacidad mínima del canal es de 130 m3. Esto permite suministrar más de 11 millones de m3 por día y más de 4 mil millones de m3 por año. El otro componente es el camino, largo, demasiado, de unos 40 km. El costo del contrato se estima en 25 mil millones de FCFA. Se llevará a cabo durante un período de 12 meses. La ejecución de las obras en el canal y el camino será responsabilidad de la empresa china que fue patrocinada por la SGC MALIBYA. Será el mayor canal en el territorio de Malí, y uno de los más grandes de África. Hemos empezado a implementar el proyecto, que abarcará en su primera etapa 25 000 hectáreas de tierras de cultivo. Para estas 25 000 hectáreas, se comenzó a trabajar desde hace ya más de un año. El proyecto será multifuncional, incluyendo actividades de la agricultura (especialmente el arroz, cuya producción será de aproximadamente 200.000 toneladas por año), la ganadería y la industria. Así, además de la agricultura, habrá producción ganadera, que se prevé que sea 25.000 toneladas de carne al año, las fábricas de transformación de productos agrícolas (como la pasta de tomate y los laboratorios).

Así, mientras el gobierno de Malí proclama su voluntad de garantizar la autosuficiencia de alimentos, firma un alarmante número de acuerdos con los inversionistas extranjeros. Esto les permite tener el control de la tierra agrícola más importante del país.

También hay que recordar que hace algunos años, en el marco de una cumbre de la Comunidad de Estados del Sahel (CEN-SAD) en Bamako, el presidente de Mali, Amadou Toumani Touré ha ofrecido 100 000 hectáreas a la CNE SAD en el área de la Office du Niger. Todo indica que la CEN-SAD está presidida por Libia.

Libia ha aumentado la dependencia vis-à-vis con la contratación multinacional de productos agrícolas, importando 177.000 toneladas de arroz en el 2005 valoradas en 62 millones de dólares, según datos de la FAO. Nos damos cuenta de que, al igual que otros países árabes, Libia está tratando de romper la dependencia de alimentos [del exterior] por la ejecución de proyectos tales como el de Malí. Sea cual sea el destino final de la producción de arroz no es mucho ayudar a los agricultores en Malí, debido a que dará lugar a la expulsión de los agricultores locales de sus tierras y competirá directamente con otros productores para abastecer de agua desde el río Níger, el mayor recurso para el riego en la región. La empresa incluso ha entrado en negociaciones con el gobierno para una asignación de prioridades cuando los niveles de agua son bajos. Según la información obtenida, MALIBYA tiene la intención de explotar por sí mismo estas 100 000 hectáreas de tierra, contratando a los agricultores locales como trabajadores agrícolas.

Además, este proyecto va a destruir la enorme diversidad de semillas de arroz locales y, según se indica en el acuerdo, va a promover un pequeño número de variedades de semillas mejoradas y de técnicas modernas en la agricultura.

Hemos firmado un contrato con una empresa china para la producción de arroz híbrido. Hoy en día, en términos de rendimiento con respecto al arroz, en Malí es de 2 toneladas por hectárea. Al introducir esta nueva variedad de arroz híbrido, el rendimiento será mayor y se incrementará desde 2 hasta 8 ó 9 toneladas por hectárea. Esta producción es esencialmente la de los países poderosos, que producen arroz híbrido, que tienen un monopolio. Todavía no está aquí. El director de MALIBYA dice que Mali será el primero de África. Según los expertos, esta variedad de arroz tiene una calidad comestible pobre, que es un aspecto importante para los pequeños productores que abastecen los mercados locales.

Además, las organizaciones de agricultores locales temen que el arroz genéticamente modificado (OGM) entre en el territorio de Malí a través de este proyecto.

La Coordinación Nacional de Organizaciones Campesinas de Mali (CNOP), como estructura de representación política y de promoción de Productores Agrícolas, y tras ser cuestionada por las organizaciones de agricultores, envió una misión con representantes del Programa de Apoyo a las Autoridades Locales para realizar el grado de desarrollo sobre el terreno y su impacto en la población local.

Apreciación

La visita y entrevistas con los diversos actores (7 a 10 julio de 2009) como la Prefectura, la Oficina del Níger, los ayuntamientos, las personas afectadas, entre otros ... han arrojado los siguientes resultados:

• No se realizó estudio de impacto social y ambiental, mientras que el trabajo de desarrollo se ha iniciado en octubre de 2008;

• No hubo claridad en la información facilitada a los interesados sobre la ejecución del proyecto;

• La obstrucción total de más de 10 kilómetros en el camino de los animales de Kolongo por la construcción de una carretera y del canal sin pasajes alternativos adecuados para los animales;

• Las comunidades no reciben ningún impuesto sobre la extracción de productos de cantera utilizados para la construcción de carreteras;

• La compañía opera una cantera sin autorización de la comunidad y otras autoridades locales;

• La formación de nubes de polvo provocadas por la frecuencia de entrada y salida de los camiones de abastecimiento y exacerbadas por la falta de riego, a pesar de varias intervenciones por las comunidades afectadas con la participación del gobierno;

• La destrucción de los cementerios por las alteraciones de canal y de la carretera;

• La destrucción de casas, aldeas, huertos y jardines por la construcción de carreteras y la eliminación de los productos de cantera. (sólo 58 familias serán compensadas de las 150 familias identificadas como afectadas);

• La expropiación de las casas de las aldeas en la zona sin compensación;

El desarrollo de etanol

Como si esto fuera poco, la visita también ha identificado a otra área de 100.000 hectáreas en la localidad de Monipébougou, siempre en el círculo de Macina, perteneciente al grupo ToMota, un comerciante de Malí que se dedica al cultivo de la jatrofa, utilizada como agrocombustibles.

Los campesinos de la ciudad que no tienen otras riquezas de su tierra aquí también han sido expropiados para beneficio de intereses privados. Según el primer teniente de alcalde de la ciudad, Mamadou Coulibaly, la concesión de estas tierras se hizo sin la participación de los interesados y ningún acuerdo ha sido firmado entre el grupo [empresarial] y la localidad. Además, la construcción de la carretera se ha hecho sin tener en cuenta los límites plantados para identificar los lugares de cruce de los animales. Estos mismos agricultores que no fueron compensados [por sus tierras] se ven obligados a trabajar para el grupo ToMota por un sueldo entre 500 a 750 francos CFA por día para mantener a sus familias.

Las personas desalojadas

La población afectada por el proyecto MALIBYA no tiene esperanzas de indemnización. Antonieta Dembele, una sexagenaria que se dedicó a la jardinería tras la muerte de su marido se vio obligada a abandonar su parcela junto al suministro de agua del canal. “Los chinos vinieron a destruir mi jardín con todo su contenido: la guayaba, naranja, papaya, cebolla ... y hasta ahora no he sido indemnizada. Hemos tratado de hacérselo saber a nuestras autoridades locales, el alcalde, la Oficina del Níger ... nos dijeron que no pueden hacer nada contra una decisión que provino del gobierno y no tienen otra opción que asegurar el trabajo. Estamos viejos para emprender esta difícil lucha, porque nos han informado de que la tierra pertenece al estado y sólo los árboles y plantas que han sido sembradas o cultivadas nos pertenece. No tenemos otra esperanza que esperar la indemnización.

Aunque una comisión fue creada por el pueblo para identificar todos los problemas de la población e informar al Consejo de la Ciudad y al público de las decisiones adoptadas, muchas personas no son conscientes de su existencia. Otros informaron que esta comisión es manipulada por los partidarios del proyecto y cuestionan su legitimidad y papel en defensa de la población local.

La información es sesgada en todos los niveles y en las partes interesadas: la prefectura de Macina, la Office du Niger, la población. Lo que impulsa a las autoridades locales a creer en este proyecto es la esperanza de desarrollar un gran área y ampliar el círculo. El Director del área de la Office du Niger Kolongo que había rechazado el proyecto porque no había participado en el proceso de firma de la Convención, ha cambiado ahora y defiende el proyecto. Él cree que el desarrollo del canal principal de 17 kilómetros de largo servirá para desarrollar otras parcelas.

La defensa de los productores locales

Como se ha convertido en un tema particularmente complejo y delicado plantea muchas preocupaciones sobre el futuro de los pequeños productores. En consecuencia, muchas estructuras estatales (Programa de Apoyo a las autoridades locales, la Dirección Nacional de Recursos de Producción Animal) y las estructuras privadas de la sociedad civil (Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas y la Federación de ganado y carne Malí) han decidido formar una comisión nacional de lucha y defender los intereses de la población afectada que vive de la agricultura, la ganadería y la pesca. La CNOP no sólo reforzará la lucha con todas las organizaciones de la sociedad civil, sino también con una interpelación parlamentaria al Ministro de Agricultura y Medio Ambiente en la Asamblea Nacional para aclarar la cuestión y garantizar la de los derechos de todos los interesados.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2103078

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio África   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License