CEPRID

"The Observer" : los esclavos del genocidio de visita a Nicaragua

Martes 10 de febrero de 2009 por CEPRID

Toni Solo

CEPRID

El once de enero se publicó un artículo sobre Nicaragua (1) en el periódico británico The Observer, uno de un grupo de prestigiosos periódicos europeos de corte socialdemócrata. Todos tienden a filtrar las noticias sobre América Latina por medio de ficciones, verdades a medias y abiertas mentiras, sin reportar el contexto necesario o hechos importantes y relevantes. El artículo de The Observer se pega fielmente a esta metodología propagandística habitual. Antes de considerar algunos aspectos del artículo, vale la pena notar algunos puntos del contexto internacional.

La fase histórica actual corresponde a un período en que los países de Norte América y Europa están perdiendo la ventaja económica y política que heredaron de la época colonial. Durante cincuenta años, desde 1945, han sostenido aquella ventaja por medio de un sistema neo-colonial de desmedida brutalidad, hipocresía y cinismo. Las recientes masacres sionistas de los palestinos en Gaza son las últimas en la larga historia del genocidio Europeo y Norteamericano contra los pueblos del mundo, o directamente por sus propias fuerzas armadas o indirectamente por medio de agresores-clientes, como Israel.

Otros escritores han recordado las masacres perpetrados por los franceses en Madagascar o en Setif en Argelia. Podríamos también recordar las masacres en Corea por las fuerzas bajo el mando del General John R. Hodge del ejército estadounidense. Notoriamente, Hodge escribió "nuestro imperialismo no ha sido un imperialismo malo". Escribió aquellas palabras en 1946, poco después del lanzamiento de las bombas atómicas contra las poblaciones civiles de Hiroshima y Nagasaki. Dos años después de las palabras de Hodge, fuerzas coreanas bajo mando estadounidense masacraron alrededor de 80,000 campesinos en la isla de Cheju. Ni hablamos de la historia anterior de los militares estadounidenses en las Filipinas o en Nicaragua.

Madagascar, Setif, Cheju son instancias de la violencia genocida sistemática aplicada durante siglos por los poderes imperialistas a las poblaciones que los resistieron. En América Latina y el Caribe, durante los últimos cincuenta años, esa violencia se ha aplicado generalmente por medio de los clientes del imperio. Pero los autores intelectuales son siempre los mismos, los norteamericanos y los europeos. Y su actitud fundamental nunca cambia : ellos son superiores, sus vidas son importantes, las vidas de los demás no son importantes, porque son inferiores.

Sangrientos sirvientes de los países imperialistas, como Augusto Pinochet, los generales argentinos que provocaron la guerra sucia en ese país, los oligarcas centroamericanos, mafiosos narco-terroristas como Álvaro Uribe en Colombia - todos han tenido el visto bueno de los poderes imperialistas. En cambio gobiernos revolucionarios jamás lo han tenido. Los norteamericanos y los europeos han colaborado durante todas estas décadas para mantener un estatus quo favorable a sus intereses corporativos. En los últimos diez años han derrocado a Jean Bertrand Aristide en Haití, montaron un golpe de estado en Venezuela contra el Presidente Hugo Chávez, intentaron fomentar una guerra civil en Bolivia, ayudaron una huelga desestabilizadora en Argentina, apoyan el terrorismo de Estado en Colombia, ignoran las violaciones de derechos humanos en México y en Perú, siempre mantienen el bloqueo criminal contra el pueblo cubano.

Es completamente normal entonces que los medios corporativos de aquellos países imperialistas reflejen la misma hipocresía y el mismo cinismo de sus gobiernos. Los dos elementos – medios y gobiernos - se complementan. Forman parte del mismo sistema de neocolonialismo global que ha sostenido el privilegio y el dominio histórico de los viejos poderes imperialistas y sus pueblos desde la Segunda Guerra Mundial. Y aquí volvemos al artículo de "The Observer" sobre Nicaragua.

La mayoría del artículo consiste en impresiones subjetivas del reportero, falsas acusaciones tratadas como verdades, mínimos datos concretos y ninguna estadística firme. Se basa casi completamente sobre comentarios por políticos opositores y fuentes anónimas. Se ve la mezcla de verdad con mentira cuando dice, "Donantes internacionales han cortado ayuda y la confianza empresarial ha colapsado". Es cierto que la Comisión de la Unión Europea, Holanda y Finlandia han dicho que están cortando su ayuda - el contexto de eso es muy instructivo. Otros países donantes importantes como Alemania y España no lo han hecho. Pero reportar que la confianza empresarial ha colapsado es totalmente falso. Lo contrario es el caso.

La confianza empresarial en Nicaragua se ha recuperado desde 2006 de una manera dramática con crecimiento de exportaciones de más de 30% en 2007 y más de 20% en 2008. Los apagones de 12 horas diarias que caracterizaban el último período de gobierno anterior del Ing. Enrique Bolaños– mimado por los europeos y norteamericanos - ya no existen. Ahora, hay más que suficiente energía eléctrica - un logro estupendo en sólo 2 años que se debe totalmente a la gestión beligerante del gobierno del FSLN y su Presidente Daniel Ortega. Los reporteros de The Observer tienen que explicar por qué será que Francisco Mayorga, jefe del Banco Central bajo Presidenta Violeta Chamorro, ha opinado recientemente que Nicaragua podría estar mejor ubicado que otros países  frente a la crisis económica internacional.

El gobierno ha logrado controlar la inflación a un nivel un poco menos que su vecino Costa Rica. Las reservas de moneda extranjera son casi US$1.5bn – bueno para Nicaragua en términos históricos. En comparación con su situación de hace dos años la economía está incomparablemente mejor, a pesar de la crisis internacional. Para tener una perspectiva realista, uno sólo tiene que preguntarse en cuál de los países norteamericanos o europeos la confianza empresarial no se ha colapsado para ver que, en términos relativos, Nicaragua está en buen estado económicamente para enfrentar los desafíos que se avecinan. Por contraste, en el Reino Unido, David Cameron, líder de la oposición, ha dicho que pronto el Primer Ministro Brown tendrá que ir pidiendo limosna al FMI.

La deshonestidad más obvia del artículo de The Observer se encuentra en el uso de comentarios del novelista Sergio Ramírez, del periodista Carlos Fernando Chamorro, de la política Dora Maria Téllez, y de la activista feminista Sofía Montenegro. Lo que une estas cuatro personas es su participación en y apoyo al partido socialdemócrata, el Movimiento Renovador Sandinista (MRS). De la manera más deshonesta, The Observer no menciona esto.

El Movimiento Autónomo de la Mujer, la organización de Sofia Montenegro, es parte del MRS. En 2008 una investigación oficial descubrió que gobiernos extranjeros donantes habían financiado MAM por debajo de la mesa por medio de una donación a OXFAM canalizado por la organización sin fines de lucro CINCO, de Carlos Fernando Chamorro. El enojo de los gobiernos extranjeros al haber sido descubiertos financiando a una organización de la oposición política con fondos de la cooperación para el desarrollo sin duda contribuyó al endurecimiento de sus posiciones hacia el gobierno del FSLN.

Pero nada de ese contexto, un contexto muy relevante, aparece en el artículo de The Observer. No se nota que Sergio Ramírez fue quien fundó el MRS. No se nota que Dora Maria Téllez, siendo Presidente del MRS, trabajaba por años con el FSLN como miembro de la agrupación política, la Convergencia Nacional. Toda esta información daría otro aspecto a los comentarios de estas personas en contra del Presidente Daniel Ortega y el gobierno del FSLN.

La información más importante para un lector de ese artículo con respecto al MRS es que ahora ese partido representa probablemente menos del 5% del electorado del país. Ha ido perdiendo fuerza desde su derrota humillante en las elecciones presidenciales de 2006 hasta tal punto que ni podía sostener su personalidad jurídica frente a las repetidas solicitudes de la autoridad electoral para que cumpla con las normas de representación a nivel departamental y municipal en 2008. Antes de las elecciones municipales, en Managua y en los departamentos, significativos números de los activistas del MRS a nivel de base desertaron para regresar al FSLN porque no estaban de acuerdo con la imposición anti-democrática, desde la cúpula, del MRS de una alianza electoral táctica con la extrema derecha.

Nada de eso, absolutamente nada, aparece en el reportaje de The Observer. Con esa deshonesta omisión The Observer sobredimensiona de una manera muy exagerada los comentarios de esas cuatro personas que, si son influyentes, lo son en un círculo cada vez más reducido en Nicaragua. Si tienen influencia es porque Chamorro es miembro de una dinastía mediática que domina los medios de prensa en Nicaragua. Mencionar eso no cuadra bien con el cuento de dictadura que Chamorro y sus compinches del MRS han divulgado constantemente por casi dos años. A pesar de admitir, de una manera renuente, que Nicaragua no tiene las características clásicas de un estado policial – el reportaje de The Observer implícitamente sostiene la falsa acusación que Daniel Ortega quiere imponer un régimen autoritario.

Como herencia de su antigua prominencia durante el primer gobierno revolucionario sandinista, los líderes del MRS citados por The Observer tienen amistades con personalidades internacionales como, por ejemplo, José Saramago, Noam Chomsky y Salman Rushdie, quienes no conocen Nicaragua bien. Cuando Saramago y los otros se pronuncian sobre Nicaragua, ellos basan sus pronunciamientos ignorantes sobre sus lealtades históricas con personas como Sergio Ramírez o Dora Maria Téllez, o Ernesto Cardenal. Los comentarios de estos monstruos sagrados no informan nada de la realidad de Nicaragua, pero sí sirven el propósito propagandístico de The Observer de enlodar al gobierno del FSLN.

Vale la pena notar que The Observer no se detiene para preguntarse sobre la naturaleza baja y personal de los comentarios contra Daniel Ortega y Rosario Murillo citado en su reporte. Se cita la opinión de Sofia Montenegro que Ortega es otro Robert Mugabe o Papa Doc y que el FSLN es como la Mafia. Pero fue Montenegro quien fue descubierta, junto con Carlos Fernando Chamorro, abusando las normas de la transparencia financiera con fondos para el desarrollo con el objetivo de financiar la organización de Montenegro, una organización que es parte de la alianza política MRS.

La verdad es que el gobierno del FSLN ha dramáticamente mejorado la situación del país de una manera concreta. Esta verdad se ve, para tomar sólo unos pocos ejemplos, en el mayor número de personas con acceso al agua potable, la gran baja en las cifras de mortalidad materna, un aumento importante en el número de pacientes atendidos en el sistema de salud, la baja impresionante en los niveles de deserción escolar, un dramático aumento en la población alfabetizada, mejor estabilidad macroeconómico, significantes avances en la seguridad alimentaria, en un aumento decisivo en los créditos a sectores anteriormente excluidos de participar productivamente en la economía o en la alta participación – alrededor de 40% - de mujeres en puestos del gobierno.

Todo esto se ha logrado en apenas dos años de gobierno. Sin embargo para Montenegro nada de esto vale. Eso hace sentido, porque Montenegro es una persona quien aparentemente ha recibido, de una manera encubierta, dinero asignado a cooperación para el desarrollo por gobiernos extranjeros, para financiar las actividades de ella y su organización que es parte de una alianza política de la oposición. No es difícil ver quién entre el gobierno y Montenegro tenga más credibilidad, y no es Montenegro.

De la misma manera Montenegro denigra a Rosario Murillo, quien dirige las políticas de comunicación del gobierno y es el blanco de muchos insultos. Montenegro, en vez de celebrar el talento y éxito de una mujer destacada, se junta a los machistas derechistas que tanto odian a Murillo. Montenegro la  compara con Sarah Palin, alguien que apoya la guerra en Iraq, la pena de muerte, el genocidio de los palestinos - la propia antítesis de las posiciones humanitarias y democráticas de Murillo. Hay que detenerse aquí en esta irracional y absurda comparación. Porque aquí uno está muy cerca del motivo psicológico fundamental del odio de la oposición para el gobierno de Daniel Ortega.

Miremos la vida política en América Central. Busquemos un político que es más talentoso, influyente y capaz que Daniel Ortega. ¿Toni Saca? No. ¿Manuel Zelaya? No. ¿Álvaro Colom? Tampoco. ¿Oscar Arias? Quizás, apenas. Vale la pena este experimento. Porque, de los políticos centroamericanos vivos, sólo Oscar Arias puede competir en términos de prestigio a nivel internacional con Daniel Ortega. Y en el mundo mayoritario, Asia, África, América Latina, Ortega tiene más prestigio que Arias.

Hagamos lo mismo en el caso de Rosario Murillo. Busquemos una mujer en la política centroamericana que ha tenido más éxito o influencia en la vida política de su país que Murillo. Sencillamente, no existe. Querés o no, Daniel Ortega y Rosario Murillo se destacan muy por encima de sus homólogos en América Central, con la posible excepción de Oscar Arias. Y ese es el motivo que sus enemigos los odian. La mediocridad y el fracaso detestan el talento y el éxito. Ortega y Murillo han logrado grandes éxitos políticos que sus enemigos no han logrado. Eso explica mucho del contenido falso y ficticio del artículo de The Observer que no admite ningún logro significativo del gobierno del FSLN.

Si uno analiza los golpes de Estado contra Haití, o la conducta de los poderes norteamericanos y europeos en Palestina o en Somalia, hay un modus operandi común. Las mayorías eligen democráticamente un gobierno que no es al gusto de los poderes imperialistas. Lo que hacen esos poderes imperialistas es aliarse con la minoría local anti-democrática. La alimenta, la sobredimensiona, la fortalece, la arma. En cambio, al gobierno democráticamente elegido, le niega recursos y apoyo, lo desprestigia, hace todo para debilitarlo, lo ataca. Vemos el mismo patrón en Venezuela, en Bolivia, en Nicaragua.

A pesar de los esfuerzos de los gobiernos imperialistas hasta la fecha, la lista de logros del gobierno de Nicaragua es grande y explica por sí mismo la derrota contundente de los partidos de la oposición en las elecciones municipales donde ahora el FSLN controla 109 municipalidades de un total de 153. El artículo de The Observer toca el asunto de las elecciones municipales de noviembre 2008 pero no ofrece ningún hecho concreto plausible en qué fundamentar su insistente sugerencia que esas elecciones eran fraudulentas.

Eso no es sorprendente, porque tal fundamento no existe. Las mismas autoridades con los mismos procedimientos supervisaron las postergadas elecciones municipales en la Región Autónoma Atlántico Norte que tomaron lugar el 18 de enero. En territorio tradicionalmente de la oposición, el Frente Sandinista ganó cuatro de siete municipalidades. La oposición no reclamó que hubo fraude. No hubo fraude en las elecciones del 18 de enero 2009 y no hubo fraude en las elecciones del 9 de noviembre 2008.

Cada vez que la oposición ha planteado un argumento concreto alegando fraude en las elecciones municipales de 2008, los oficiales del CSE lo han desbaratado. The Observer no reportaba el incidente en que José Marenco un magistrado del Consejo Supremo Electoral, afiliado al opositor PLC, enfurecido por las falsedades de José Pallais, uno de sus co-religionarios políticos, en un medio de comunicación, llamó al medio y, en un pleito de lucha libre verbal, denunció que los líderes de la oposición fueron "hipócritas". Dio a entender que su acusación se basaba en que los líderes del PLC admitieran en privado que perdieron las elecciones, pero hablaban de fraude para consumo público para justificar su humillante derrota electoral.

Hay mucho contexto obviado como ese. "The Observer" no lo encontraba porque no quiso encontrarlo. Vino a Nicaragua con su guión ya escrito, sólo necesitaba rellenar con comentarios. Otro ejemplo de lo mismo es su reportaje que "Téllez, Ministro de Salud en la primera administración Sandinista, se puso en huelga de hambre al año pasado en protesta por la exclusión de su partido, una fracción disidente sandinista, de las elecciones." Pero el reporte no aclara que fue el partido derechista PLC de la oposición que llevó al MRS a la extinción. El gobierno no hizo nada. El motivo de la maniobra del PLC fue limpiar el camino en Managua hacia un voto opositor unificado a favor de su candidato de extrema derecha, Eduardo Montealegre. No fue ninguna sorpresa, entonces, cuando Téllez, junto con lo que quedó de su partido, hizo alianza abierta con Montealegre. The Observer no explica nada de ese contexto vital para comprender lo que estaba pasando en Nicaragua alrededor de las elecciones municipales.

Todo esto da una idea de la profunda deshonestidad, de la mendacidad, de la naturaleza ficticia del periodismo de "The Observer". Y es importante tener eso en mente cuando se trata del tema de la cooperación externa para el desarrollo. El verdadero reporte que se ha debido de hacer en ese tema es la hipocresía de los europeos y los norteamericanos. Saben que están frente a un gobierno muy competente y consecuente. Están desesperados para frenar el desarrollo exitoso de su programa de gobierno. Todo el año de 2008 la Unión Europea y otros países usaban tácticas dilatorias, esperando poder usar el pretexto de un fraude en las elecciones municipales para justificar no desembolsar los fondos pendientes a entregar. En todo el período antes del montaje del fraude no tenían un solo motivo razonable para retener el dinero.

Ahora, después de las elecciones de la nueva junta directiva de la Asamblea Nacional, se puede ver que una facción de la oposición – la facción del PLC leal al corrupto ex-Presidente Arnoldo Alemán - sólo usaba el montaje del fraude para presionar al gobierno del FSLN de no oponerse a la exoneración de Alemán de las graves condenas por corrupción en su contra. Una vez logrado eso, el 10 de enero pasado, todo vuelve a la normalidad. Ya no hay crisis. El fraude se les olvida, excepto en los momentos cuando, como un perro mañoso que se pone a renquear con el objetivo de ganar simpatía, se les recuerde para intentar lograr otro propósito político.

Aparte de eso, es entendible que The Observer logró encontrar fuentes anónimas de la cooperación externa que criticaron el programa de reducción de pobreza del gobierno. El gobierno ha logrado en dos años más que ellos lograron hacer en 16 años. Los diversos componentes de ese programa de gobierno del FSLN están beneficiando cientos de miles de personas cada año, sin mencionar los beneficios de las mejoras dramáticas en salud y educación.

Hay que recordar que los gobiernos europeos y norteamericanos alabaron a la administración de Enrique Bolaños por su lucha contra la corrupción. Mintieron. Lo que quisieron alabar fue que Bolaños promovió un estilo de corrupción al gusto de sus amos en los gobiernos de Europa, Estados Unidos y Canadá. La administración de Enrique Bolaños fue profundamente corrupta al mejor estilo hipócrita europeo.

El pueblo nicaragüense ha tenido que esperar al gobierno del FSLN para un gobierno que ha recortado a un nivel razonable los salarios de sus ministros y funcionarios, algo que se hizo el mismo día que el gobierno asumió funciones. La Contraloría General de la República, una institución independiente en Nicaragua, anunció en septiembre de 2008 que no había tenido que procesar por corrupción a ningún funcionario del gobierno en un período de 18 meses. Por supuesto, no se menciona nada de eso en el artículo de The Observer.

Loa acontecimientos horrorosos en Gaza ahora, en el Líbano en 2006, en Haití en 2004, en Palestina, Somalia, Irak, Congo por muchos años, todos demuestran de la manera más claro posible la naturaleza anti-humanitaria, anti-democrática, sádica y cínica de los poderes imperialistas de Norte América y Europa. Su comportamiento no ha cambiado en más de 50 años, más bien se ha empeorado. Es lógico que sus medios corporativos como The Observer operan con la misma mendacidad, el mismo cinismo, la misma hipocresía. Son estas exactamente las calidades que caracterizan su artículo del 11 de enero sobre Nicaragua.

(1) Nota: El articulo de The Observer apareció inicialmente el 11 de enero con el "byline" de "The Observer". Posteriormente apareció con el byline "Rory Carroll, The Observer". Personalmente, pienso que otras personas contribuyeron al artículo de Carroll, porque lleva señales del estilo de Peter Beaumont, el editor de noticias extranjeras de The Observer. De todas maneras, es de poca importancia quien lo escribió, porque el artículo corresponde a un esquema propagandístico de reproducción industrial de noticias independiente de sus autores.

Toni Solo escribe para tortillaconsal.com


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2065619

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Latinoamérica   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License