PANSPERMIA 

Por Aristarco el Bolchevique

Durante milenios la teoría más aceptada para explicar el origen de la vida en la Tierra fue la de la generación espontánea, es decir, se admitía que podía aparecer de la nada. Loius Pasteur demostró en el Siglo XIX que no era así, pero todavía la comunidad científica no ha dado con los orígenes exactos del proceso.


Aún no está claro el origen de la vida

Fundamentalmente hay dos corrientes de opinión. La primera apuesta por que surgió como consecuencia de las reacciones químicas engendradas en los primeros tiempos del planeta, mientras que otros postulan que los ladrillos de la vida se originaron fuera de la Tierra y llegaron aquí a través del espacio, esta última teoría se conoce como Panspermia.

Entre los precursores de esta teoría cabe destacar al premio Nóbel en química sueco Svante Arrhenius, nacido en 1859, quien planteó que la radiación luminosa de las estrellas capturaba gérmenes y los impulsaba haciéndolos viajar por el espacio. A modo de ejemplo, calculó que desde la estrella más cercana al Sol, Alfa Centauri, dichos microorganismos tardarían 9000 años en llegar a la Tierra. Es la llamada teoría de la radiopanspermia, y quedó progresivamente abandonada cuando Paul Becquerel demostró que estos supuestos gérmenes serían destruidos a causa de las radiaciones ultravioletas, las bajas temperaturas y el vacío casi absoluto.

A partir de los años 60 del Siglo XX cobró fuerza otro modelo, el de la litopanspermia, según el cual la vida podría viajar protegida en el interior de meteoritos, y haber llegado a nuestro planeta desde su lugar de origen. Sus principales defensores han sido los físicos Sir Fred Hoyle y Chandra Wickramasinghe. El hecho es que la supervivencia microbiana en el espacio quedó demostrada en 1969, cuando la nave Apollo XII trajo desde la Luna los restos de la sonda Surveyor III, enviada allí en 1967. Entre estos restos se encontraron colonias de microorganismos que habían sobrevivido al viaje de ida y vuelta a nuestro satélite, y para ello habían recurrido a piezas de goma como fuente energía.

Más allá ha ido Francis Crick, a quien debemos junto a James Watson el descubrimiento de la estructura del ADN. Crick, en un artículo de 1972 y posteriormente en su libro Life itself: its nature and origin, de 1981, sugiere que la vida pudo llegar a bordo de una nave espacial extraterrestre no tripulada. Sería la teoría de la panspermia dirigida, y es una mera especulación mientras no se halle vida inteligente en otros sistemas solares, no obstante, muchos científicos han propuesto el proceso inverso, es decir, enviar colonias de microorganismos a otros planetas para iniciar allí la vida (hablé sobre el caso de Marte en el número del pasado julio de Alejandría Revolucionaria)

En todo caso, si se descubriera que la vida vino del exterior no sería más que una postergación a la pregunta principal, puesto que habría que descubrir cómo se formó dondequiera que fuera

Lo cierto es que bastante más aceptada que la posibilidad de que la vida ya formada venga de grandes distancias interestelares, está la importancia que tuvo el bombardeo masivo de meteoritos en la Tierra primitiva, los cuales aportaron cantidades significativas de moléculas precursoras de la vida.

En 1961 Joan Oró especuló con la posibilidad de que los cometas habrían aportado a la Tierra en gran número moléculas orgánicas. Ocho años después se realizaron meticulosos análisis de un meteorito caído en Australia, y se hallaron 74 aminoácidos distintos, 250 tipos de hidrocarburos y las cinco bases que forman el ADN y al ARN (adenina, guanina, citosina, timina y uracilo). Otros estudios han dado resultados equivalentes.


El meteorito australiano

Modelos como el de Carl Sagan muestran que en los primeros tiempos de nuestro planeta la aportación de estos compuestos a bordo de meteoritos podría haber ascendido a unas 400000 toneladas anuales.

Habrá que esperar hasta que se consiga demostrar si la vida surgió aquí o vino de fuera. Pero lo más fascinante de la teoría de la panspermia es que si la vida, o al menos sus componentes primordiales, viajan a través del espacio y se disemina por todas partes, es posible que exista en innumerables lugares y que sea similar a la nuestra allí donde se haya dado.

Esto supondría que una hipotética civilización alienígena se hallaría compuesta por individuos cuya estructura estaría basada en un ADN similar al nuestro, y que habrían surgido tras una evolución darwinista semejante a la de la Tierra. En definitiva, serían seres lo suficientemente parecidos a nosotros como para podernos comunicar, entender, compartir experiencias y tanto unos como otros nos encontraríamos menos solos en el Universo.

No hay que olvidar la posibilidad de hostilidades entre humanos y otras especies inteligentes, pero no seamos pesimistas y descartemos unas relaciones galácticas basadas en la guerra. Es de esperar que tanto ellos como nosotros aprendamos a tiempo, tras mucho sufrir en nuestros pequeños planetas, que la paz es el único camino.

Opina sobre este artículo