TALES, EL PRIMER CIENTÍFICO  

Por Aristarco el Bolchevique

El ser humano, tal y como es en la actualidad, apareció sobre la Tierra hace unos cien mil años, y no fue hasta hace unos dos milenios y medio cuando se comenzó a intentar explicar el mundo desde un punto de vista objetivo, prescindiendo de dioses y de un modo que desembocaría más adelante en el mejor método para explicar el universo: la Ciencia. Fue Tales de Mileto la persona que dio los primeros pasos en este camino. Es de suponer que a Tales le precedieron muchos otros, pero la diferencia la marca el hecho de que él influyó en tiempos posteriores, y por tanto no podemos más que atribuirle a él la paternidad del pensamiento moderno.

No conocemos demasiado de su vida, parece ser que nació durante la Olimpiada 35, es decir entre 640 y 637 antes de nuestra era. Se le llama “de Mileto” porque vivió allí, pero según Heródoto en realidad era fenicio. Sobre su obra, no hay acuerdo acerca de si escribió algo, más bien parece que predominaba la tradición oral en su tiempo y casi todo lo que sabemos sobre él se debe a la Metafísica de Aristóteles. En cuanto a su muerte, se cree que sucedió a una edad avanzada, mientras asistía como espectador a una competición gimnástica.


Aristóteles, el principal divulgador de Tales

Sus aportaciones más importantes las encontramos en campos como la física, las matemáticas o la astronomía. En la primera, estudió los cambios del agua entre sus estados sólido, líquido y gaseoso, y a partir de aquí elaboró un modelo que explicaba todos los elementos naturales como basados en el líquido elemento. Entre otras cosas afirmó que la Tierra era un disco plano que flotaba sobre agua, la cual había de ser el origen de la vida. Sería un grave error considerar estupideces estas teorías, puesto que era el primer intento serio de explicar el universo sin necesidad de divinidades que lo hicieran posible y, de este modo, Tales inauguró una tradición que, mucho tiempo después, desembocaría en los eminentes Newton, Einstein o Hawking.

También en Matemáticas fue un gran pionero. Hasta entonces, los logros de egipcios o babilonios se basaban en resolver los problemas geométricos sin un proceso lógico deductivo, es decir, se fundamentaban en la observación, la cual es imprescindible en las ciencias físicas pero no así en las matemáticas. Tales de Mileto fue el primero en abstraerse de las cosas tangibles y estudiar los ángulos, las líneas y las superficies como elementos teóricos y no a partir de los objetos cotidianos. Gracias a este método podemos aplicar parte de los avances matemáticos a nuestra vida para obtener resultados precisos. Tales, de este modo, enunció teoremas muy avanzados para su época, como que todo diámetro divide al círculo en dos partes iguales o que los ángulos de la base de un triángulo isósceles son iguales.

En Astronomía se le atribuye una hazaña sorprendente, y es que fue capaz de predecir un eclipse, cuando no era posible hasta que no se dispuso de mejores conocimientos, varios siglos después. Las interpretaciones predominantes sobre este hecho son que, o bien tuvo mucha suerte o bien no pudo ser demasiado preciso. También se le atribuye en este campo haber aconsejado a los marineros que se guiaran por la Osa Menor en lugar de por la Osa Mayor, y haber sido el primero en determinar con exactitud la duración del año.


La Osa Menor, una de cuyas estrellas, la Polar, siempre se halla al norte

Tales debía de ser un hombre más inteligente que la media en su época, y no tuvo dificultades para amasar una fortuna cuando alquiló los almacenes de prensado de olivas, dado que previó una excepcional cosecha. Según Aristóteles, después de esto dijo: “qué fácil resulta a los filósofos enriquecerse cuando quieren hacerlo”. De esta manera pudo olvidarse de trabajar y se permitió dedicarse en exclusiva al estudio del mundo, lo cual en su tiempo no era considerado todavía un trabajo. Se cuenta un viaje a Egipto donde fue capaz de determinar la altura de la pirámide de Keops a partir de su sombra, y en este mismo viaje, según Plinio en su Historia Natural, Tales formuló una teoría sobre las crecidas del Nilo.

Platón nos cuenta otra anécdota que define qué clase de persona era Tales. Iba un día paseando, observando las estrellas de forma tan atenta que, al no darse cuenta de por dónde iba caminando, cayó en un pozo . No cabe duda de que contaba con la capacidades de abstracción y concentración necesarias en los teóricos, incluso arriesgando su integridad física a causa de esas capacidades.

Tales de Mileto fue el primer hombre llamado "Sabio" por los griegos, y cuenta con el inmenso honor de ser el padre de la filosofía occidental y de la mismísima ciencia.

Opina sobre este artículo