Esteros del Iberá: ¿Corrientes paranoica o la Invasión Silenciosa?

Sonia López

Lo que sucede con los Esteros del Iberá nos pone blanco sobre negro de qué lado de la Historia queda cada uno. ¿Es necesario que venga el Subsecretario de Tierras de la Nación Luis D’elias para que asumamos lo que es evidente? ¿Es necesario un corte de alambres simbólico - de tres milímetros - para que reconozcamos qué es lo que se necesita? ¿Es necesario un hecho así de naturaleza político para que los que han apañado el saqueo y la entrega del Patrimonio Soberano de correntinos y argentinos den la cara? Parece que si.

Toneladas de papel y días enteros de aire en T. V. y Radio se han invertido en “repudiar” la acción desalambradora de Luis D’Elias. Hubiera sido más decente, para el Periodismo y los “analistas”, dedicarle todo ese tiempo a publicar los atropellos constantes a los derechos de los pobladores originarios de los humedales, verdaderos crímenes que nadie investiga seriamente, y al proceso vergonzoso de extranjerización de un Recurso Estratégico en tan pocos años de maniobras inconfesables.

El asunto de desalambrar

Hemos leído y escuchado tantas cosas en estos días de frenesí crítico contra un funcionario, que es difícil no sentir algo de vergüenza por el uso que se le da en nuestra Argentina a la materia gris que poseemos. Y sin embargo, no hemos leído algo evidente, que es necesario decirlo. Y lo diremos aquí: de que en realidad Luis D’Elias debió acompañar la voluntad desalambradora que crece en la Provincia y no reemplazar con una acción individual y mediática a los pobladores y correntinos. D’Elias debió respaldar un hecho histórico y no tratar de protagonizarlo individualmente. Porque mal que les pese, a muchos interesados en la continuidad de esta injusticia imperial, el acto de desalambrar es una necesidad de vida o muerte en los humedales. En el Estero, la vida muchas veces depende de ello. ¿Y esto no lo conocen ni analizan los “entendidos”?

Por si algún “inteligente” precisa de información es bueno saber que en la vida cultural y económica de los pobladores ancestrales de los Esteros no existe el alambre, ni la “propiedad privada” de la tierra ni del agua. Salvo propiedades lindantes con el Recurso, la vida Esteros adentro transcurría en un espacio libre de apropiaciones, condición fundamental para mariscar (caza y pesca para consumo) y criar animales para el sustento. Animales que se criaban con marca para poder formalizar su venta en los pueblos y ciudades, pero que pastaban juntos, entremezclados los animales de unas familias y de otras. Y esto no se trata de costumbrismo incivilizado, se trata de la forma más sustentable de producción comunitaria en un Recurso que no se puede fraccionar ni diseccionar, que se integra en un sistema hídrico único e interdependiente que armoniza la vida de tal forma que hasta los pobladores ancestrales son parte sustentable de la cadena alimenticia.

Y esto es lógico si se entiende lo que es el Estero. Un sistema en donde la tierra y el agua no tienen límites de diferenciación claros ni fijos, salvo en zona de las lagunas profundas (donde es agua) y en las zonas altas (donde es tierra) esta divisoria física es casi inexistente, a tal punto que existen Islas flotantes, es decir tierra que se ha sujetado a la vegetación acuática sobre el agua donde la gente vive sobre un suelo que flota (¿Pueden imaginarlo?) y agua sobre tierra que no deja de ser tierra donde la gente marisca o transita. Este sistema único ¿Cómo se puede mensurar? Es imposible, y los Agrimensores lo saben, porque las características físicas varían conforme las lluvias, el viento, las crecidas, los Rios lejanos y hasta la época. Los Esteros: variación multifacético normal dentro de una gran estabilidad difícil de definir tajantemente. Un alambre en estas condiciones es imposible de sostener sin trastocar la vida y la economía de estas comunidades y dañar el medio ambiente. Inclusive hay zonas inmensas donde todavía no se ha inventado el vehículo que pueda transitarlas, salvo el caballo, y el traslado de postas en comunidad. Vida en comunidad, cosa repudiada por los amigos del saqueo y la exclusión social.

Efectivamente se necesita desalambrar, y no simbólicamente como lo hizo el Subsecretario D’Elias, y que nadie se rasgue las vestiduras por ello. ¿O pensaban que iban a entregar el Patrimonio de la Patria y ningún correntino levantaría la voz? Disculpen que lo pregunte pero ¿Esperaban eso? ¿Esperan que nos quedemos con el asunto de “respetar” la propiedad privada de un norteamericano que jamás debió acceder a esos títulos por ser lo más rico que tiene nuestra Provincia? ¿O alguien piensa que un Correntino con mucho dinero en EEUU puede comprar un décimo de las tierras que ha adquirido Tomkins aquí? Imposible, está prohibido por Ley. Ningún extranjero puede acceder a Recursos Naturales ni grandes porciones de tierra ni agua en EEUU.

Pero ahora, los victimarios posan de víctimas, y las víctimas siguen sin ser atendidas por el poder cómplice. A tal punto que los representantes del Sr. Tomkins en conferencia de prensa declararon que este Sr. sufre una agresión xenófoba por parte de los correntinos. ¿Xenofobia? Esto me hace recordar el argumento “feminista” con que EEUU tiraba sus toneladas de bombas asesinas en la invasión de Afganistán. Decían, sin ponerse colorados, que los talibanes tratan muy mal a sus mujeres entonces había que invadirlos para liberarlas a ellas y de paso encontrar a Bin Laden, que por cierto sigue gravando videos, si es que en verdad existe el tipo. Y las mujeres de Afganistán agradecidas por ser liberadas (de la faz de la tierra claro).

No es la primera vez en la Historia que el cinismo imperial se pone en escena. Se justifica la violación criminal de derechos masivos con argumentos humanitarios. Se hace la Guerra con fundamentos de Paz. Se mata decenas de miles para liberarlos de tiranías. Se invade países soberanos para instauran la Democracia y defender la seguridad de los ciudadanos norteamericanos. ¿Hasta cuándo? ¿Xenofobia contra un norteamericano? Parece un chiste. Ni un niño de Corrientes puede ser engañado con algo así. De la xenofobia se pueden quejar, y con razón, los hermanos bolivianos, paraguayos y peruanos, inmigrantes que vienen a trabajar a nuestro País por la pobreza extrema que sufren en sus naciones, y son reiteradamente discriminados por nuestra sociedad. Pero la presencia de un norteamericano con mucho dinero siempre fue bien ponderada por las élites económicas y políticas de nuestro país. ¿O de donde sale todo ese alarido histérico exigiendo respeto a los “inversores”?

Se dice que nuestro país se construyó abriéndoles las puertas a los inmigrantes de manera generosa. Entonces que cómo podemos cerrarle las puertas al Sr. Tomkins. Estas apreciaciones olvidan que la inmigración tenía una clara división clasista de las distintas camadas migratorias. Una cosa era el tratamiento que se le daban a los poderosos ingleses y europeos y otro tratamiento bien distinto fue el que se les propinó a las masas de trabajadores hambrientos que eran trasladados como mano de obra esclava en barcos inmundos y que si se organizaban aquí para reclamar sus derechos laborales eran fusilados o se les aplicaba la Ley de Extranjería con que eran deportados. Así se fundó el sindicalismo en la Argentina y así se vivieron tragedias represivas como la Semana Trágica y la Patagonia Rebelde. La Xenofobia siempre en la Argentina estuvo cruzada por una cuestión de clase, los poderosos como el Sr. Tomkins no sufren de Xenofobia, sí de repudio por los ciudadanos patriotas que ven en este personaje una representación clara de las intenciones imperialistas. Y no es alucinación trasnochada: O sino ¿Por qué un “analista” no investiga que pasó con los pobladores del Paraje Ñu Puí?

La situación en los Esteros

La Propiedad Privada no es un derecho absoluto en nuestro Ordenamiento Jurídico, como todos los derechos, está sujeta a limitaciones vinculadas al orden y al interés público. Pero resulta que la Propiedad del Sr. Tomkins es absoluta totalmente. El Sr. puede tener una Ruta Provincial atravesada por cuatro tranqueras y abrirla cuando se le dé en ganas. Ni siquiera la orden de un Juez de la Provincia hace que el Sr. respete la libre circulación por esa Ruta.

Es como si cuatro grupos de piqueteros se hayan instalado a vivir desde hace años en una Ruta. Eso sería inadmisible, insólito (estarían todos los piqueteros presos), sin embargo al Sr. se le admite todo. Hasta incluso se falsea el asunto y hay reparticiones públicas como Vialidad Provincial que dicen que lo que es Ruta no es Ruta, a pesar de que existen alcantarillas con el símbolo de Vialidad Provincial en ese camino y de que los mapas mejor acreditados del País demuestran que la Ruta N° 6 se extiende históricamente hasta el Puerto de Yahaveré. Y aunque no fuera Ruta (que claramente lo es a pesar de Funcionarios entregados) igualmente el Código Civil consagra el derecho de paso por caminos vecinales inevitables, situación que tampoco respeta Tomkins.

La Srta. Bióloga representante del Sr. Tomkins definió bastante bien el trato que se le da a nuestra gente al indicar: - “No es una tranquera porque pueden pasar personas, solo las vacas no pueden pasar por allí, hay que ser persona y no vaca para poder pasar”. Además de la carga de desprecio que tienen estas palabras hay que decir que la Srta. Bióloga miente como su patrón y el periodismo local que se ha acercado a la zona lo sabe.

Por lo visto no se trata de legalidad únicamente este conflicto, porque no hay igualdad ante la Ley, no se hace cumplir esa igualdad en los Esteros. Se hace un escándalo por un corte de tres milímetros de un alambre: un Fiscal de la Provincia investiga el hecho de oficio, el Dr. Leconte realiza una denuncia penal para defender a su mandatario “agraviado” el Sr. Tomkins, el Periodismo nacional grita a los cuatro vientos su repudio, un grupo de Diputados de la Provincia presenta un Proyecto de Resolución para que se respeten los Derechos y Garantías Institucionales en la Provincia, el Gobernador repudia el hecho en conferencia de prensa, la Sociedad Rural Argentina y Correntina repudian a D’Elias exigiendo el respeto a la Propiedad Privada, las Fundaciones (amigas de Tomkins) se expiden a favor de la Propiedad Privada del “filántropo”. La Embajada de EEUU en la Argentina se quejó formalmente ante el Gobierno Nacional en defensa de un ciudadano norteamericano (el “ambientalista Tomkins).

Pero todos estos actores ¿Qué dijeron o qué hicieron cuando familias del Paraje Ña puí, Carambola o Yahaveré fueron desalojadas y sus casas quemadas? ¿Cuántas investigaciones de oficio hicieron los Fiscales para esclarecer estos crímenes? ¿Cuántos Proyectos de Resoluciones presentaron los Diputados en la Legislatura exigiendo el Respeto por los Derechos y Garantías Institucionales de estos pobladores? ¿Cuántos columnistas, periodistas o “analistas inteligentes” escribieron enfoques críticos contra el accionar de este norteamericano? ¿O la Propiedad Privada de un millonario Norteamericano tiene más protección que la Propiedad Privada de un correntino humilde? ¿O los animales y los ranchos de los pobladores ancestrales no son Propiedad Privada que merezca el respeto y la protección del Estado? ¿O acaso al Gobernador Arturo Colombi lo votó el Sr. norteamericano D. Tomkins para que gobierne? Si hacemos una lista de todos los que salieron a repudiar la desalambrada simbólica de Luis D’Elias, tendremos una lista bastante prolija de los cómplices del saqueo de Patrimonio Estratégico más aberrante que hayamos sufrido.

Ni siquiera fue investigado judicialmente la demolición de una Escuela Pública. Delito reconocido en Conferencia de Prensa por el Sr. Tomkins. Muy suelto de cuerpo este criminal indicó literalmente: -“Era una Escuela trucha”. La que suscribe también puede decir que la Escuela de su hijo menor es “trucha” porque el techo de un aula se cayo completamente y no hubo niños heridos gracias a que ocurrió en un recreo, pero eso no me da derecho a arrasar con la Escuela ni a expulsar a los maestros, estaría presa si lo hiciera. Entonces: ¿Qué hizo el Ministerio de Educación frente a la denuncia del maestro expulsado? Lo trasladó y tapó el asunto. Tomkins puede hacer cualquier cosa hoy, ¿Qué será de nuestra Provincia el día de mañana si no hacemos nada?

Nuestros pobladores son segregados, engañados, perseguidos, intimidados por las Fuerzas Policiales que trabajan para el Sr. Tomkins y no para la Provincia como debe ser. Son obligados al éxodo, a la venta forzada de sus animales, a firmar papeles sin asesoramiento, se encuentran encerrados y virtualmente secuestrados en muchos casos. Los pobladores tienen terror de las bandas armadas de Tomkins y la Corporación Forestal Andina S. A. (que le emula los pasos al “filántropo”). No hay un registro claro de la cantidad de ranchos que fueron quemados ni de la cantidad de familias que prefirieron irse ante los peligros de represalias violentas, pero los casos se han multiplicado. Hay gente que ha muerto por no poder llegar a tiempo a Hospitales y médicos de pueblos.

Así las cosas: No hay equilibrio. Por ello se trata de una cuestión política y social más que legal. Nuestro Gobierno ha abandonado a miles de correntinos a su suerte. NO hay Xenofobia contra Tomkins, lo que hay es indignación. Una profunda indignación en nuestro Pueblo de Corrientes por lo que están haciendo con nuestros hermanos los pobladores ancestrales y por esta extranjerización de lo más preciado que tenemos. Y esa indignación solo se podrá calmar con Justicia. Si no hay Justicia, si no hay respeto por la Ley y los derechos de los correntinos por parte de Tomkins y Forestal Andina, que nadie pretenda que los correntinos nos quedemos con los brazos cruzados. No lo haremos.

Soluciones posibles

¿Hay solución legal y política al conflicto? Si hay voluntad política: Sí que hay soluciones. Hay que implementar todas las medidas legales para la recuperación de la Soberanía sobre este Recurso Estratégico. Entre ellas la Expropiación Provincial por causa de Utilidad Pública de las tierras que se extienden dentro del Recurso, previa investigación de la validez de los títulos, ya que muchas adquisiciones son oscuras y otras tantas son irreales ya que se trata de tierras fiscales alambradas de facto con adremas validadas de manera espuria en Catastro. Esta Ley debe ser sancionada por la Legislatura Provincial y Promulgada por el Poder Ejecutivo de la Provincia. Hay que declarar por Ley la calidad de “Custodio Ancestral del Estero” a las familias y clanes que tienen generaciones viviendo en los Parajes, de manera de respaldar sus posesiones pacíficas y su autoridad para participar de todo debate sobre el futuro de los Esteros. Se necesita investigar judicialmente los crímenes en los cuales pudiera haber incurrido el accionar de Tomkins y Forestal andina, enviando los responsables a la cárcel o expulsándolos del país, según corresponda. Y hay que impulsar un conjunto de herramientas legales necesarias para articular la solución de fondo de este conflicto, temas que exceden a estas líneas.

Pero lo que no podemos es caer en soluciones fáciles que pueden a la larga ser equivocadas. Por ejemplo: puede ser buena la intención de un Proyecto de Expropiación Nacional, como el presentado recientemente por un conjunto de Diputados Nacionales, pero sería un error, ya que gobierne quien gobierne en la Provincia y en la Nación, Corrientes no debe renunciar a sus facultades no delegadas a la Nación como es el control de los Recursos Naturales. La soberanía es argentina pero su ejercicio le corresponde a la Provincia y es justo que así sea. A tal punto que Tomkins, entendiendo que este es el punto más flaco del proyecto de Ley de Expropiación Nacional, se embandera actualmente con los postulados de la autonomía Provincial. Más allá de la hipocresía imperial de este Sr. que hasta dijo: -Confío en nuestro Presidente- (pasando factura de paso por su amistad con Kirchner), debemos debatir bien las cosas.

La creación de un Parque Nacional en los Esteros sólo traería un nuevo actor en este conflicto. No se trata de acciones políticas coyunturales o mediáticas simplemente, las acciones que debemos impulsar deben ser estratégicas, de fondo, y por lo tanto deben contar con respaldo social y plena participación popular. Y si la Nación quiere realmente apoyar este desafío, que lo haga de verdad, basta de la política de “gestos” sin acción verdadera. Que lo haga con políticas nacionales que frenen el saqueo de Patrimonio soberano. Con una Política de Renacionalización Petrolera (que sí está en sus manos). Con la decisión de apartarse y renunciar de todos los convenios pactados con el Banco Mundial para investigar y controlar el Acuífero Guaraní y con un Plan Nacional de recuperación de las tierras que contienen Recursos Naturales. Si esta no es la decisión, con un Proyecto de Ley para la Expropiación Nacional de sólo 300.000 hs., sólo pertenecientes al Iberá (para colmo desmentido por el Jefe de Gabinete Alberto Fernández) no ayudamos a esta lucha, más bien la complicamos bastante, sumando intereses en pugna donde ya hay suficiente de eso.

La inteligencia de los entendidos

En diversos medios nacionales se pretende hacer aparecer a los correntinos como sufriendo algo así como una paranoia histérica. Se dice que fantaseamos con conspiraciones extranjeras para invadirnos. Algo así como Molder, el agente del FBI de la serie norteamericana Codigo X, que deliraba con invasiones extraterrestres aunque nunca lo pudo probar. Como “Molder” andamos los correntinos fotografiando marcianos verdes inexistentes, según cierta prensa metropolitana. Tal vez estos columnistas de diarios y revistas tan importantes de Buenos Aires confíen en esa degradante imagen que nos pone a los correntinos como un pueblo primitivo, ignorante y feudal. Lo que no les importa conocer de nosotros es que somos un pueblo que amamos profundamente nuestra tierra y de que por principio desconfiamos de todo lo que venga de afuera.

No se nos respeta en absoluto, por ello insultan nuestra inteligencia. ¿Acaso estos Sres. legitimadores de la entrega no conocen los estudios científicos que indican que en 20 años el agua será un recurso escaso en el PLaneta? ¿Acaso no conocen los Planes de EEUU para militarizar nuestra zona cuya cuña inicial es la Base Norteamericana de Mariscal Estigarribia en Paraguay? ¿No han leído, estos Sres. del desprecio, los informes del Comando Sur del Ejército Norteamericano sobre la triple frontera? ¿No conocen los Sres. de Buenos Aires que el Presidente Kirchner firmó todos los Convenios con el Banco Mundial y las Naciones Unidas para la investigación y control del Acuífero Guaraní cuya boca de carga y recarga en nuestra zona son los Esteros del Iberá? ¿No conocen estas personas cual es la función de los llamados Ecobarones?

Esta gente que produce estos artículos sabe perfectamente lo que está pasando. Saben que estamos viviendo una etapa de preparación de un nuevo enclave colonial en Latinoamérica ubicado en el Noreste Argentino. Preparación que implica mandar avanzadas: fundaciones, filántropos, programas ambientales, falsos ecologistas, técnicos, biólogos, marines disfrazados de turistas, convenios con entidades internacionales, analistas bien pagos, millones a disposición para la compra de tierras. El objetivo, es el de siempre: se trata del objetivo que históricamente ha gestionado el colonialismo en el mundo, el saqueo. El agua y la biodiversidad son la clave de estos movimientos. Ellos, los columnistas de los grandes diarios, lo saben. Pero ocurre que en su mayoría son parte de esto, son partícipes necesarios para legitimar lo ilegítimo, mientras otros solo repiten como loros este discurso negador producto de la ignorancia más irresponsable, todos cobijados en el discurso cómodo de la legalidad (siempre entendida como el brazo del Estado que protege al poderoso).

¿Estamos paranoicos los correntinos? Tal vez, y a esta altura es bueno que así sea. No debemos olvidar que la realidad de conquista del imperialismo norteamericano supera toda ficción que hayamos conocido en las películas o libros sobre imperios pasados o futuros. Ningún imperio quiso tanto. EEUU desea ser el Sr. de la vida y de la muerte en el planeta Tierra, para lo cual necesita patentar naturaleza y apropiarse del agua, elementos sin los cuales no hay vida posible.

El pueblo de Corrientes, nosotros todos, estamos tomando conciencia de todo esto y ya no vamos a volver atrás. Habrá mucho humo y distracciones para entretenernos. Habrá mucho análisis negador para confundirnos. Habrá mucha operación política para dividirnos o para que sintamos culpa por luchar. Pero debemos ser dignos de nuestra tierra, y eso queremos. Y si nos toca estar solos en esto, ser calumniados y despreciados por intelectuales argentinos que ponen su inteligencia al servicio de los billetes del norte, que así sea. No será la primera vez en la Historia, ni la última.

Corrientes, 29 de agosto de 2006.

Sonia López es asesora de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (Filial Corrientes). Integrante de la “Caravana en Defensa de Nuestro Patrimonio”. Secretaria Gral. del Partido Comunista de Corrientes

Enviar noticia