Mesa: Fuerzas Armadas, democracia y soberanía nacional

Exponen:

- Beatriz Rajland : FISYP, Argentina.

- Juan Díaz : Académico Universidad Nacional Simón Rodríguez, Venezuela

- Rodrigo Sepúlveda : ICAL Chile

Coordina: ICAL

Beatriz Rajland: Buenos días, compañeras y compañeros. Voy a comenzar diciendo de donde parto cuando hablo de soberanía, para que nos entendamos. La soberanía es la realización del universal en un conjunto limitado. En este sentido no queda sino referirnos al contexto de globalización en el que estamos inmersos, pero hacer una aclaración, considero que no se puede hablar en forma genérica de globalización sin referirlo justamente a relaciones sociales concretas, si hablamos de globalización o de mundializacion en sentido genérico, otra vez estamos confundiendo el todo con las partes, si hablamos de relaciones sociales concretas que operan a nivel de esta etapa y en el mundo, vamos a hablar entonces de una globalización y de una mundializacion capitalista, y esa es la única forma de ubicarnos en lo que queremos hablar.

Recordemos que el capitalismo es un sistema global desde su origen, es decir, no es una novedad la categoría de globalización, entra dentro de la lógica de construcción de capital el ser justamente un sistema global, es decir, un sistema en expansión territorial en función del cumplimiento de su premisa fundamental que es la obtención de la máxima ganancia y esto ya lo decían clásicos como Ricardo, como Spencer, como Marx. De lo que conocemos del transcurso del sistema capitalista, podemos decir que conocemos expresiones concretas de globalización, estas expresiones concretas son el colonialismo y el imperialismo a lo largo de siglos. Este colonialismo y este imperialismo significa desde el punto de vista teórico, un universal confiscado, es decir, se confisca la soberanía económica y política del país colonizado.

Pero los últimos 30 años este fenómeno de expansión y de globalización ha tenido características específicas, estamos en una nueva etapa de acumulación del capital después de los 70, en la crisis del llamado estado de bienestar y la aparición del neoliberalismo como teoría política hegemónica. Estamos entonces en un proyecto o estrategia política de un proceso estructural en esencia económico, pero subrayo que es una estrategia política, que impregna lo cultural, lo social, lo comunicacional, etc. Y se convierte en sentido común social.

Tenemos que tomar en cuenta también que la globalización es una globalización del capital y no del trabajo, las fronteras liberadas lo son para el capital, pero todos sabemos que es lo que pasa con las migraciones de trabajadores tanto en Europa como en América Latina, que desarrollan las xenofobias, los enfrentamientos, las discriminaciones al interior de nuestros países de América Latina. Es decir, estamos en un mundo globalizado, pero no en igual posición, tenemos que distinguir entre globalizantes y globalizados, y esto tiene su raíz en el análisis social acerca de las diferencias entre dominantes y dominados, por eso cuando algún presidente trasnochado en mi país habló de que estábamos entrando en el primer mundo, era un absurdo desde lo político y desde el análisis teórico de la cuestión.

La otra cuestión es hablar de lo que quiere decir esto de lo universal en un conjunto limitado, ¿que es el conjunto limitado asociado a la categoría de soberanía?, es el estado-nación que también tiene su origen en el capitalismo, refiere a los aparatos de dominación centralizados y burocratizados que conquistaron el monopolio de la violencia, al decir de Weber, sobre un territorio definido y los individuos que habitaban en el tras la disolución del orden feudal europeo. Es reconfiguración territorial, es localización de las burguesías, delimitación de jurisdicciones, hacia fuera y también hacia adentro, esto esta compendiado en la idea del disciplinamiento social al nivel de estos espacios limitados, con normas jurídicas aprobatorias hacia el interior de esos espacios limitados, podríamos decir que es también comunidad cultural e identidad cultural. Pero entre la comunidad cultural y la identidad, y por otro lado el poder, la violencia y la dominación, históricamente han predominado estos tres últimos valores.

Se constituyeron economías cerradas y fuertes que era la única manera de consolidar el capitalismo y de extenderlo, pero al mismo tiempo, se abrieron espacios para las luchas por la democracia, luchas por la mayor igualdad, luchas por el constitucionalismo social ya en el siglo XX. Porque si bien el rasgo fundamental del estado es la coerción, ya que la coerción esta en todo horizonte preparada para cuando la consideran necesaria para frenar los procesos de luchas populares, la coerción es insuficiente para conceptuar que es el estado, porque el estado en nuestra concepción es una relación social y por tanto está absolutamente preñado de luchas, de conflictos, de contradicciones, de relaciones de fuerza, de establecimiento de consensos, de estrategias y de tácticas.

Pero esto es una apreciación genérica de lo que es el conjunto limitado que decíamos que integraba la soberanía, porque no nos sirve si nosotros no vemos la realidad de la aplicación de ese universal, cuales son los valores universales aplicados a estos estados-nación, los de las potencias dominantes. Por eso así como decimos hoy que tenemos que hablar de globalizantes y globalizados, es porque estamos partiendo de la existencia de dominantes y dominados tanto al interior del estado-nación, como en las relaciones entre estados-naciones. Todos sabemos que no todos los estados-naciones han sido ni son iguales en la expresión de sus derechos y de sus autonomías, por tanto, esto implica una grave limitación a la soberanía. Y no solamente por las expresiones coloniales directas políticas y económicas, sino como decía antes, las económicas, las culturales. Por tanto nosotros tenemos que ponerlo en ese contexto y ver la globalización de hoy como parte de esa política de dominación y de establecimiento de colonialismo y de imperialismo.

Pero hoy algunos dicen que en la relación entre globalización y estado-nación, este ultimo desaparece porque triunfa la globalización, sobre esto se ha discutido y se discute mucho. Es verdad que desaparecen algunos rasgos del estado-nación, pero se fortalecen otros, es verdad que hay una tendencia a la subsuncion del estado-nación de los países periféricos con relación a los países centrales, lo que no es verdad es que estén desapareciendo los estados-nación en el ámbito de los estados centrales. Un ejemplo, en la Argentina cuando fue la crisis de Diciembre del 2001, ¿quienes llamaron por los intereses de las empresas privatizadas? Los estados-nación centrales, llamó Aznar y Felipe González de España, muy preocupados por lo que iba a pasar con Telefónica, con Repsol, con Aerolíneas Argentinas, todas empresas privatizadas en manos de multinacionales, pero multinacionales que están asociadas políticamente a un estado-nación. ¿Quien llamó por Telecombi?, llamó el gobierno francés, directamente Chirac, y llamo Bush de Estados Unidos, cada uno para tratar de presionar en relación a las empresas que a ellos están ligados. Entonces los estados-nación centrales no desaparecieron y están asociados, porque esto es importante o si no caemos en la dilución del poder mundial, no me voy a poner a discutir con Tony Negri desde aquí, pero la noción de imperio en definitiva desdibuja el imperialismo, desdibuja el poder de las potencias centrales.

Quiere decir entonces que hay algo que tiene que ver en la relación de globalización con estado-nación que produce un cambio en los estados-nación, pero es un cambio de roles y es un cambio de roles negativo para los pueblos, porque lo que se subraya en estos roles es el papel coercitivo, es decir, los estados-nación pasan a ser la reserva de control social y de coerción de los países centrales en esta expansión territorial y este es el punto que nos interesa a nosotros dejar claro, porque este es el punto donde tenemos que luchar, se nos angostan las posibilidades democráticas, como las ampliamos. Esto esta ligado con el tema de fuerzas armadas, pero dije yo que por lo menos en esta vuelta no lo voy a tocar.

Quiero terminar bajando todo esto a la realidad concreta, como se expresa esto que estuvimos diciendo hasta ahora. Se expresa en dos cuestiones fundamentales, que es la militarización y el libre comercio. La militarización, encierro en esto toda la política de la llamada guerra infinita de Bush, militarización de América Latina, Plan Colombia de por medio y operaciones conjuntas, esto y el libre comercio, léase NAFTA, léase los convenios bilaterales que esta firmando Estados Unidos con Chile y con otros países, bueno, léase los acuerdos del NAFTA entre México, Canadá y Estados Unidos, son las dos formas contemporáneas de agresión del imperialismo norteamericano, que pretenden la privatización de los recursos del mundo entero para beneficio de las corporaciones transnacionales y especialmente de los Estados Unidos.

La política de la guerra infinita llevada a cabo por el gobierno de Bush, es una política de expansión territorial, es el petróleo, pero no es solo el petróleo, es expansión territorial y es otra cuestión muy importante en la actualidad, la conquista del agua, los Estados Unidos con el tratado de NAFTA están dejando desérticas varias regiones del Canadá. Estados Unidos necesita agua, no la tiene y todas las operaciones conjuntas militares que ya se hicieron y que están programadas tienen que ver con una cuenca de agua que uniría desde el sur de Argentina y de Chile pasando por la cuenca Amazónica y que podría proveer de agua a los Estados Unidos.

La expansión territorial es el brazo colonial, diría que hasta no hay mucho de nuevo en la expresión de lo que es la invasión a Irak por ejemplo: invasión y después “reconstrucción” por parte de las propias multinacionales y condicionamientos a sus propios aliados europeos. Y esto implica una crisis de soberanía, que se expresa en una crisis del derecho internacional, hay un quiebre de la juridicidad internacional, hay un quiebre de la juridicidad lograda a través de los convenios y tratados instrumentados mediante las Naciones Unidas y hay una apropiación de la juridicidad universal o de la no juridicidad universal por parte de los Estados Unidos y esto es sumamente grave y sobre eso tenemos que actuar.

El 8 de Octubre, fíjense que día, el día del Che, se van a realizar las próximas acciones conjuntas militares Águila III en territorio muy cercano de acá, en Cuyo, Mendoza, San Juan, otra vez arremete Estados Unidos pidiendo que sus soldados estén con inmunidad respecto a las leyes argentinas, esta es la misma teoría que han enarbolado para no adherirse al Tribunal Penal Internacional, no quieren que sus soldados sean juzgados por todos los crímenes de guerra que se cometen, pero el problema es la propia operación conjunta, y desgraciadamente el gobierno argentino, el presidente Kirchner, ha pedido en el parlamento que se autorice al presidente a decidir la aprobación de las maniobras conjuntas. En nuestro país tendría que ser por aprobación del parlamento, nunca se hace, se han hecho todas las maniobras conjuntas y la aprobación llega después o no llega nunca, pero ahora se quiere legitimar eso dándole al presidente el poder de decidir la realización de maniobras conjuntas, esto es otra grave violación de la soberanía y es una violación que tiene que ver con Estados Unidos, con las transnacionales, pero también con las complicidades internas de nuestras propias burguesías. Gracias.

Juan Díaz: Muchas gracias en primer lugar por la invitación a este importante seminario, en esta fecha tan importante para Chile y para toda América Latina. Si hablamos de fuerzas armadas, democracia y soberanía nacional en América latina, estamos claros que la mayoría de los ejércitos latinoamericanos han sido diseñados, no como guardianes de la democracia ni de la soberanía nacional, todo lo contrario, han sido diseñados por el capital internacional, precisamente para ahogar la verdadera democracia y para ser policías del capital internacional, que es en la realidad lo que son, son mas policías del capital internacional que incluso de las oligarquías nacionales.

El tema de las fuerzas armadas siempre ha sido un tema muy importante en la teoría revolucionaria, ha habido en esto muchos avances, muchas discusiones, muchos mitos, dogmas, etc.

Cuando en los años 50 Cuba iniciaba una lucha revolucionaria, en aquella época se hablaba por ejemplo en Cuba de un mito, que se podía hacer una revolución, con o sin el ejercito, pero nunca contra el ejercito, era un mito que paralizaba a algunos revolucionarios, porque era un mito muy fuerte, no se podía hacer una revolución contra las fuerzas armadas, sin las fuerzas armadas esta bien, pero no contra las fuerzas armadas. Había otros mitos, del fatalismo geográfico y todas esas cuestiones, la cercanía de Estados Unidos. La revolución cubana desechó ese mito como toda revolución autentica, y se hizo una revolución incluso contra el ejército y se logro romper precisamente el brazo armado de la oligarquía nacional y del capital internacional, eso quedo demostrado.

Después han sucedido toda una serie de acontecimientos que demuestran esa utilización de las fuerzas armadas para los fines del capital internacional, como precisamente, y es motivo de este evento entre otras cosas, lo que sucedió en Chile el 11 de Septiembre de 1973, y a lo cual yo no me voy a referir mucho, porque hay que venir a Chile a aprender de eso, es decir, de cómo fue aquello. Por eso me quiero referir más a otra arista, que es el papel de las fuerzas armadas en el caso del proceso revolucionario venezolano, no con el ánimo de establecer nuevos dogmas, ni nuevos mitos, ni un modelo para todos los tiempos ni para todos los países. Una cosa que creo que todos los revolucionarios, prácticos, teóricos o lo que sea, debemos tener siempre presente, es un alto nivel de creatividad y una alta flexibilidad del conocimiento y nunca dar nada por absoluto, y por ejemplo en este tema hay una cosa que si viene siendo un denominador común, independientemente de los contextos, independientemente de los países, y es que para hacer un proceso revolucionario no se puede dejar de tener, como se decía al principio de este evento, una estrategia militar, es decir, el tema militar tiene que estar en la estrategia de los revolucionarios para romper la dominación, porque con las diferencias que puedan haber en cada país, este es uno de los factores de poder fundamentales con lo cual tiene que lidiar un proceso revolucionario, ya que precisamente una revolución, su principal problema es el problema del poder, de alcanzar el poder, y este es uno de los baluartes del poder. Por eso permítanme revelar a nivel de información, aclaración, repito no como ningún modelo, lo que ha pasado en el proceso revolucionario venezolano con las fuerzas armadas.

Cuando yo hablaba de los mitos, que incluso han capturado muchas veces o han frenado la creatividad de los revolucionarios, uno de los mitos que también había en Venezuela o en parte de la izquierda revolucionaria, era que con ese ejercito no se podía contar para ningún proceso revolucionario, había pasado las experiencias guerrilleras de los años 60, como parte de todo un proceso que se vivió en América Latina, en la etapa de la guerra fría, el famoso anticomunismo, la doctrina de la seguridad nacional, eso también estuvo presente en Venezuela.

Sin embargo la vida es más rica que cualquier teorización y esquema y desborda naturalmente todo eso, y resulta que se presenta en este momento en Venezuela el hecho de que uno de los principales factores que han determinado el inicio del proceso revolucionario, su desarrollo e incluso su oportunidad de supervivencia, es el factor de las fuerzas armadas.

Yo no podría hacer una exposición muy larga, repito, pero una vez sucedido esto se ha podido observar, por ejemplo comparativamente, que hay grandes diferencias entre las fuerzas armadas de Venezuela y de otros países de América latina, particularmente de las del cono sur, que en una época no se apreciaban bien. Ha habido, digamos por ejemplo, una movilidad social superior, no ha sido un ejército verdaderamente de castas, como algunos otros ejércitos, y aunque obviamente era funcional al sistema y se le consideraba también brazo armado de la oligarquía y del capital internacional, estos factores de ascenso de personas provenientes en su gran mayoría de los sectores sociales más pobres y su posibilidad incluso de ascenso a altos grados militares, motivó que en Venezuela, a pesar de toda esa estrategia imperialista, nunca se lograra verdaderamente ideologizar a las fuerzas armadas como un cuerpo extraño, una casta que se impusiera al resto de la sociedad, como sucedió en otras realidades. Y una cosa inesperada incluso para la oligarquía nacional, es que en el seno de las fuerzas armadas venezolanas se gestara, subterráneamente y durante un largo proceso, no fue de un día, todo un movimiento bolivariano de rescate de la democracia y de la soberanía nacional, es decir, una voluntad democrática dentro de las propias fuerzas armadas, una voluntad de memoria histórica, de patriotismo, e incluso de ahí sale la consigna de la democracia patriótica que rompiera con cuarenta años de una pseudo democracia basada en partidos tradicionales que se turnaban en el poder, pero que habían capturado la sociedad con una partidocracia corrupta y que habían lacerado la verdadera democracia y la soberanía nacional, y esos jóvenes oficiales, esa corriente subterránea, precisamente tenía la vocación de restaurar una verdadera democracia patriótica que rescate los valores nacionales del país.

Por suerte, y no solamente por suerte, es una necesidad, porque fueron procesos que confluyeron, cuando en Venezuela se trata con el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez de introducir de manera abrupta el modelo neoliberal, y hubo aquel Caracazo que dejo incontables muertos, fueron varios miles, de pronto hizo salir a la luz publica internacional que Venezuela había dejado de ser aquella sociedad que se creía muy estable, una de las democracias más estables en América Latina gracias a la renta petrolera, y después de la caída de los precios del petróleo salieron a la luz realmente las verdades de esa pseudo democracia.

Y es que aparece e irrumpe en el escenario nacional en 1992 el golpe preparado por esta fuerza bolivariana de jóvenes, que sus lideres principales hicieron un juramento bolivariano de derrotar este sistema. Todo el mundo sabe que ese golpe fracasa y es llevado uno de sus líderes principales, en este caso el teniente coronel Hugo Chávez Frías, a la televisión con el único objetivo de pedir la rendición del resto de los compañeros que todavía estaban levantados en armas, porque en algunos lugares había tenido éxito, por ejemplo, en Maracaibo, la segunda gran ciudad del estado petrolero, había tenido éxito el golpe, sin embargo, había fracasado en el punto fundamental, que era la capital. Y la intención de presentarlo en televisión era provocar la rendición y humillarlo públicamente, sin embargo, no contaron con el hecho de que este teniente coronel gris para ellos dijera una sola frase que lo catapultó inmediatamente al liderazgo nacional en Venezuela, “compañeros, depongan las armas por ahora”. Cuando la ciudadanía escuchó eso, sabía que era un mensaje muy directo, es decir, la lucha no ha terminado, esto no es una rendición, sencillamente es un hecho pasajero a lo cual volveremos. Esto en una sociedad que había estado descreída, una sociedad venezolana que se sentía con una perdida de identidad.

Cuando después sucedió el intento de golpe al Presidente Chavez, se dijo muchas mentiras, que el presidente había mandado a masacrar a militares, pero algunos oficiales que nunca creyeron esto, cuando vieron que estos señores generales en lugar de estar afligidos por los muertos estaban tomando whisky, se dieron cuenta que en realidad esto era una farsa y algunos, como el actual jefe del ejercito venezolano general García Carneiro, no tardó en empezar a reunir a coroneles, otros por ejemplo como el general Baduel, que había sido uno de los juramentados con ese compromiso bolivariano, era el jefe militar de Maracay, ciudad cercana a Caracas, pero que del punto de vista militar es muy estratégico porque están las principales unidades de tanques y la aviación, los Mirage, inmediatamente no reconoció a ese gobierno de facto que se estableció, los coroneles dentro del fuerte Tiuna que es el principal bastión militar del país en Caracas, también se movilizaron y junto con el pueblo, que hay que decir que fue una pagina de valentía extraordinaria del pueblo venezolano, que no creyó jamás en esas mentiras de que había habido esa masacre, de que el presidente había renunciado, con una tremenda valentía se lanzó a las calles y se volcó incluso hacia los cuarteles, pidiendo que lo acompañaran en revertir la situación y rescatar al presidente, y muchos de estos generales se sorprendieron cuando coroneles, que eran los que tenían verdaderamente el mando de las tropas, los hicieron presos.

Esto permitió ver con claridad que se había logrado algo que dentro del proceso revolucionario venezolano se llama la unidad cívico-militar, que quiere decir dentro del discurso político, que se reúnen bajo una misma bandera bolivariana de progreso del país, basado en un nuevo proyecto, que esta encarnado en la nueva constitución, porque el presidente ha dicho que la revolución bolivariana, su proyecto, es la constitución bolivariana, constitución que fue aprobada en una asamblea constituyente, con toda la legitimidad democrática. En tanto que los militares juran ser institucionales y defender esa constitución, están defendiendo al mismo tiempo el proyecto de transformación de Venezuela.

Se ha logrado una gran transformación de las fuerzas armadas, que han solidificado todavía más los lazos orgánicos con el resto de la sociedad, y le dio la oportunidad también al presidente Chávez de hacer relevos dentro de los altos mandos, y una peculiaridad que tiene el sistema venezolano, que tengo entendido que en época de la UP el presidente Allende no podía hacer las designaciones de los altos mandos, pero en el caso venezolano es posible, y claro que los principales mandos del país y las unidades de tropa, fundamentalmente están en manos de oficiales leales a este proceso que se desarrolla en el país.

En este momento, para cerrar, el punto de polémica es el llamado referéndum revocatorio, previsto en la constitución a mitad del periodo presidencial, y con lo que algunos se han ilusionado de que pudieran dar al traste con el proceso revolucionario en Venezuela, suponen que han recogido la cantidad de firmas necesarias para convocar a este referéndum y según toda esta prensa oligárquica, dicen que van a derrotar al presidente.

Les puedo decir, con toda responsabilidad, que aquí hay una gran mentira, no se puede realmente hacer caso ni se puede nadie guiar de la realidad venezolana por los medios tradicionales, porque esta llena de enormes mentiras, no son mentiras ya sutiles, no son mentiras inteligentes, son mentiras burdas que se propagan por esa prensa, y más bien el que crea que va a entender algo de la realidad venezolana por ahí, lo único que puede entender son los métodos más perversos de manipular la realidad. Hay por ejemplo encuestas pagadas por la oligarquía que dicen que el presidente ha perdido mucho apoyo. Se convocó a una gran movilización en Caracas, la de la oposición en Caracas no llegó ni a 50.000 personas, y el presidente en Caracas pudo reunir a más de 2.000.000 de personas, sin embargo la CNN y otros medios esto no lo difunden, pero todo el personal diplomático que esta en Caracas sabe de esta correlación de fuerzas.

Finalmente, quiero decir que como todo proceso, puede tener errores, no todo es perfecto, pueden haber situaciones imprevistas y abruptas en el camino, porque esta clarísimo que el imperialismo no abandona la voluntad de hacer retroceder por cualquier vía este proceso, una de ellas fue la huelga petrolera que le costó al país en Diciembre 8.000 millones de dólares y han querido con esa crisis económica que haya descontento y al mismo tiempo crear las condiciones para fraguar otro golpe de estado. Una de las cosas que más indignó a la opinión pública fue la visita del embajador norteamericano al recién constituido Consejo Nacional Electoral, para decir que Estados Unidos estaba dispuesto a ayudar financieramente a través de no se que ONG al consejo nacional electoral. Obviamente, por la radio y la televisión oficial se le dijo al señor embajador, si ustedes no son capaces de organizar unas elecciones que valgan la pena en Estados Unidos, como las elecciones del año 2000, entonces como pueden ser tan soberbios de creer que nos pueden ayudar, aparte de que esto es una intromisión flagrante, y recientemente en el ultimo alo presidente, el presidente de una manera muy vertical dijo expresamente al gobierno de Estados Unidos que no va a tolerar ninguna intromisión en los asuntos internos de Venezuela. Claro, este señor Chapíro, que los latinoamericanos lo conocen bien, ha hecho bastante daño en toda América Latina, esta tan desgastado en Venezuela que no engaña a nadie, y muchas veces hay compañeros que se acercan y dicen, por que no lo han declarado persona no grata, es que este señor esta tan desgastado que ellos serian los primeros interesados en sacarlo de una manera heroica. Muchas gracias.

Rodrigo Sepúlveda: En primer lugar, quería contarles que yo vengo -poniéndome en el contexto de las fuerzas armadas- en calidad de reservista, porque el compañero que iba a presentar la ponencia a nombre del Taller Carlos Prats no pudo participar, pero el trabajo del taller es colectivo por lo que voy a plantear algunas ideas.

El Taller Carlos Prats funciona al interior de ICAL, y tiene particularidades que son interesantes de destacar a propósito de la necesidad de un análisis serio en el tema las fuerzas armadas. En ese sentido el taller tiene la virtud que recoge la experiencia de compañeros con relaciones en el mundo social, compañeros militares democráticos que se opusieron al golpe militar, compañeros intelectuales. Tiene una serie de publicaciones, una de ellas sobre la guerra de Irak, además publica revistas y hay una serie de otras actividades que se realizan.

Yo quisiera partir con el tema del militarismo en Chile, que no es naturalmente la situación de Venezuela. Militarismo es la hipertrofia o perversión de las instituciones militares, que las lleva a estar por sobre el control ciudadano o sobrepasar funciones legitimas de lo militar transgrediendo ciertos limites democráticos que todos conocemos. En Chile es una especie de cuarto poder. El militarismo no es solo resabio de la dictadura, se instala con el golpe militar, con Pinochet se recrea y se fue recreando en dictadura, y se sigue recreando hoy día, entonces podríamos hablar de neomilitarismo.

Bueno, sabemos que se mantienen la constitución del 80 y la ley orgánica de las fuerzas armadas, que son prácticamente inamovibles y que consagran cosas que son atentatorias a cualquier orden democrático, el mismo hecho que los comandantes en jefe sean prácticamente inamovibles salvo que lo apruebe el COSENA, que ellos mismos integran, y en general el poder civil en Chile no tiene una ingerencia mayor sobre las instituciones militares, por eso hay muchas cosas que se pueden declarar por parte del gobierno, pero hay pocas decisiones reales que se puedan tomar desde allí.

Otra expresión del militarismo que vale la pena destacar es el crecimiento excesivo de los aparatos policiales penales, ello tiene que ver con el “enemigo interno” y con los cambios en el Estado en un contexto capitalista neoliberal. El hecho de que la dotación de carabineros del 90 en adelante se haya más que duplicado es una expresión de militarismo, y que Carabineros depende del ministerio de defensa y no del ministerio del interior.

Cuando se escuchan denuncias de corrupción o incluso de asesinato al interior de instituciones armadas, y no se logra esclarecer bien las cosas porque detrás hay un poder superior y redes de protección, y eso lo estamos viendo cotidianamente. Nos encontramos además con instituciones privilegiadas en relación con los recursos del estado que ocupan, gastos incoherentes y excesivos. Piensen ustedes cuantos hospitales se podrían haber construido con lo que se gastó en la construcción de los cohetes Rayo.

Ahora que pasa hoy con esto, que alternativas tenemos del mundo popular frente al problema del militarismo. Vemos por un lado que hay un cambio generacional importante en las fuerzas armadas, hay una generación nueva que esta en los altos mandos, pero es una generación que se forma en dictadura con la doctrina de seguridad nacional. El actual comandante en jefe del Ejército, el general Cheyre, hizo un discurso en 1990 en la academia de guerra que fue publicado en El Mercurio, donde señala los peligros que implican los sectores de izquierda y populares, si alguna vez volvían a tratar de ser gobierno, había que intervenir nuevamente. Lo digo para que nos ubiquemos con esta recomposición generacional. Esta generación de altos mandos, que tienen una gran fidelidad a la constitución del 80 y a lo que eso significa, y confunden lo que esta planteado en la constitución de Pinochet con el rol democrático de las fuerzas armadas, entonces hay una relación legalista o seudo legalista en relación a la democracia, y eso se entronca también con la forma del discurso, que está más centrado hacia lo que podríamos llamar el tecnopoder, la valoración de la tecnología y de las relaciones funcionales no democráticas, y en ese sentido la representación, la participación democrática, no es algo que esté dentro de su horizonte. Ahí encontramos de inmediato un símil con la tecno-política de los actuales políticos burgueses, es muy parecida la forma en que piensan estos altos mandos.

Podemos decir también, más específicamente sobre la coyuntura, que hoy las Fuerzas Armadas y especialmente el Ejército de Chile tienen que enfrentar dos grandes problemas, y que son las vías por donde uno puede empezar a pensar una estrategia.

El primer gran problema es la legitimación de las Fuerzas Armadas. Pérez Yoma, que fue gran artífice de la relación Fuerzas Armadas Concertación, decía que había que repotenciar y no recrear, o sea, una legitimación sin cambios muy grandes, que es la se mantiene hasta hoy como tendencia. Después de 17 años de Dictadura y de 25 años con Pinochet de Comandante en Jefe, tienen que hacer algo para legitimarse, esa es una primera tarea.

Y como otro gran desafío está el papel que deben asumir frente al Imperio Norteamericano, o sea, frente al mundo unipolar con hegemonía incontrarrestable de EE.UU. y estando en un espacio que es considerado reserva geopolítica por EE.UU. Alguien habló del agua, Argentina y Chile tienen reservas de agua importantísimas, se calcula que en unas décadas más podría haber guerras por el agua, hoy vemos las del petróleo.

Hay que imaginarse cual es el balance que pueden hacer las Fuerzas Armadas, marcadas por el pinochetismo y la dictadura, de su gestión en la dictadura. Si uno se pone en el lugar de ellos, tiene que pensar que fue una buena experiencia, los puso en el centro del poder político durante 17 años, les dio un tremendo grado de autonomía que hasta el día de hoy mantienen, les permitió aplicar la Doctrina de Seguridad Nacional que generaba el efecto en ellos de sentirse salvadores de la Patria y además les permitió generar el discurso interno de haber cumplido una misión importantísima.

Estamos en una situación donde la autocrítica no es lo más importante dentro de las Fuerzas Armadas, la legitimación no es un problema interno de las Fuerzas Armadas chilenas, a diferencia de lo que pudo pasar en otros países latinoamericanos. Legitimarse en la sociedad es una cosa estratégica, funcional, es algo que ellos tienen que hacer para lograr ciertos objetivos. Y hay una tensión, porque efectivamente defender la obra de Pinochet y legitimarse, son cosas incompatibles. Entonces es necesario hacer otra cosa, ese es un problema.

En relación con la hegemonía de EE.UU., está la tensión de someterse completamente a la coordinación muy dependiente de EE.UU., o buscar una posición independiente. En el caso chileno, el ejército está tratando de generar una especie de salida intermedia que ayude también a la legitimación, EE.UU., sí, pero Europa también, ya se está viendo en el caso de la capacitación a nivel del Ejército, en la compra de armamento hay algunas señales, entonces es probable que apunten a una salida intermedia, que busca legitimar su actual poder mostrándose un poco más “modernos” pero no necesariamente democráticos.

Nos olvidamos que el Tratado de Libre Comercio es un instrumento de dominación económica, política, y que va a tener efectos militares, y eso es algo importante en términos de la soberanía.

También hay contradicciones al interior de las Fuerzas Armadas, nosotros tenemos unas Fuerzas Armadas clasistas, a diferencia de Venezuela. Por eso el Taller, a pedido de los compañeros militares democráticos, siempre ha señalado la idea de la Escuela Unificada, la idea de evitar la estructura clasista dentro de las Fuerzas Armadas chilenas, que fue una propuesta de la izquierda que se planteó cuando se discutía el tema del Servicio Militar Obligatorio. Pero además, ellos tienen problemas institucionales grandes, que les implican desafíos internos, como por ejemplo, la casi eventual quiebra de su Sistema Provisional, que no está institucionalmente en defensa sino que, para evadir el control del gasto militar chileno, ellos sitúan sus gastos provisionales fuera del gasto de defensa. Si uno va a buscar el gasto de defensa en el Ministerio de Defensa, no aparece, y es un gasto gigantesco. Esa es una tensión enorme que tienen. Sus planes de modernización implican también costos muy grandes, entonces deben estar pidiendo plata todo el tiempo, a pesar de que tienen una asignación desproporcionada como expresión del militarismo. Tienen problemas de funcionamiento por no tener un Estado Mayor Conjunto de las diferentes ramas, lo que implica incluso que algunas personas digan que cada rama del Ejército chileno tiene su propio concepto de Defensa, unos están mirando a los vecinos, otros están mirando al Asia, a distintos lados, y a veces son visiones contrapuestas, incluso en lo que es el gasto de armamento.

Curiosamente, nosotros reivindicamos el nombre del general Prats y general Schneider, que desarrollaron dos grandes doctrinas que hoy comienzan a ser cada vez más válidas, sobre todo la de Prats respecto a la Soberanía geoeconómica, que en el contexto de la globalización resulta mucho más atractivo que la salida intermedia independiente de EE.UU.

A modo de cierre quiero reiterar que efectivamente es necesario superar el déficit de la izquierda chilena sobre el tema de las Fuerzas Armadas y de lo militar para poder avanzar, ya que constituye un entrampe al avance democrático. En ese sentido, yo diría que cualquier reforma permitiría avanzar bastante.

Y por otro lado, hay temas se debiera trabajar, por ejemplo cuál debería ser la concepción global de Defensa, que actualmente no tienen las Fuerzas Armadas chilenas. Una concepción de Defensa Integral, que implique otra forma de ver la Soberanía y otra forma de ver la participación de los ciudadanos en lo militar. Y en ese sentido, quizás se podría plantear esa propuesta que en un momento hizo Prats, de una política global dirigida a desarrollar la Soberanía Popular y promover un mayor entendimiento de los países de América Latina, ya que ahora vive una situación de confiscación de nuestra Soberanía. Muchas gracias.

Participante 1: Quiero hacer dos consultas al compañero venezolano. La primera ¿Cómo enfrenta Venezuela el Plan Colombia? Y la segunda, ¿cuáles son las diferencias o similitudes entre los CDR cubanos y los grupos chavistas o de defensa de la Revolución Bolivariana?

Para la compañera argentina, ¿cómo se defiende la sociedad civil o el Estado frente a la firma de los TLC, que entregan la posibilidad a las transnacionales de querellarse contra los Estados? Y al compañero del ICAL, el territorio mapuche está hoy militarizado por éste gobierno, ¿cómo puede ejercer su autonomía como pueblo, si no es por la fuerza, y cuál es la real autonomía de la nación mapuche en el Estado chileno?

Participante 2: ¿Cuál es la extracción social actualmente de las Fuerzas Armadas venezolanas, la Marina, la Fuerza Aérea y su preparación académica, y si las mismas vienen de la Región Metropolitana de los Estados? La segunda, ¿si a partir de la intentona golpista de Abril del 2002, estas Fuerzas Armadas son en su mayoría actualmente constitucionalistas, y si los golpistas han sido sacados de las Fuerzas Armadas?. La otra pregunta es ¿si actualmente el Ejército de Venezuela le está alquilando algunas facilidades a unidades del Ejército de EE.UU. en el Fuerte Tiunan, y si continúan las actividades de espionaje en este Fuerte con la Embajada de E.E.U.U y con la intromisión de otros países?

Participante 3: El ex ministro Martones ha dicho que Allende sabía de 11 generales del Ejército que estaban conspirando y sin embargo no tuvo la mano fuerte para castigarlos o sacarlos de las filas del Ejército, ¿no estará ocurriendo lo mismo en Venezuela?

Participante 4: Quisiera esclarecer lo que hablan los medios de comunicación sobre la corrupción del gobierno de Chávez, y las alianzas que existen para detener el ingreso de drogas hacia Venezuela.

Participante 5: Quería preguntarle al compañero de ICAL, ¿qué piensa sobre la alternativa que daba el MIR en el gobierno popular?

Participante 8: ¿Cuál es la visión de los panelistas respecto de una nueva contradicción que se podría plantear ante el rol que asigna EE.UU. a las Fuerzas Armadas de meros gendarmes nacionales o regionales frente a la política imperial de globalización?

Rodrigo Sepúlveda: Respecto al tema mapuche, en Chile tendemos a olvidar que este ejército supuestamente glorioso, fue el ejército de la pacificación de la Araucanía, cumpliendo con la tarea entregada por la oligarquía chilena. Hay que notar que una gran cantidad de suboficiales, sobre todo en Carabineros, son mapuches. Son cosas que invitan a pensar. Ahora, la autonomía que se plantea desde las Instituciones Mapuches es un proceso de construcción que implica la fuerza, pero también implica la hegemonía política, o sea, que hayan muchos Peñis que adhieran a su causa, que haya capacidad de organización. Quizás lo más cercano a lo nuestro en cuanto a experiencias de autonomía sean los municipios en Chiapas, que tienen un carácter en que lo militar estuvo siempre junto con lo político.

Ahora, hay territorios autónomos que después son controlados por ONG´S extranjeras que sirven a los intereses internacionales que están interesadas en ocupar los recursos naturales que hay en esas zonas autónomas. Esa es la crítica que hacen los militares y parte de la izquierda brasileña a las autonomías indígenas en el Amazonas, pero ese es un contexto específico. Ahora, yo creo que uno de los temas que efectivamente deben plantearse los militares en relación con el tema de la autonomía indígena, debe ser precisamente ese tema de la soberanía del Estado – Nación y la autonomía del Estado – Nación.

Respecto a la rivalidad del MIR con el gobierno de la UP, yo tenía seis años para el Golpe, pero de lo que he conocido, hay que reconocer que el MIR desplegó un trabajo más ofensivo hacia los uniformados, tuvieron contacto con ellos, hubo una política de acercamiento. Hay declaraciones del capitán Vergara, de Mario González, Alamiro Castillo, ilustrativas al respecto.

Beatriz Rajland: Sobre las contradicciones de acuerdo a los roles que asignará EEUU para las próximas estrategias a las fuerzas militares.

El accionar de las FFAA no es nunca un accionar autónomo, históricamente actúan en consonancia con los bloques dominantes o hegemónicos. En todos los golpes de Estado, las FFAA han sido los emergentes de relaciones de poder que no podían llegar a establecerse de acuerdo a la legalidad burguesa, las oligarquías, cuando pierden su hegemonía, actúan por el lado del golpe militar, basándose en la doctrina de la seguridad nacional. Fíjense en las operaciones conjuntas: Águila III, Cabañas 2000, 2001, 2002, que dicen que el enemigo estará constituido por civiles, organizaciones no gubernamentales y agresores potenciales. ¿Qué es eso? Es la reconfiguración de la doctrina de la seguridad nacional con el fin de controlar y someter a los pueblos de la región. Quiere decir que el problema no es solamente qué papel le asigne EEUU, sino qué compromisos establezcan nuestros gobiernos con los EEUU en estrategias determinadas, en función de eso las FFAA van a jugar o no jugar un papel.

A Venezuela ni lo invitaron para las Cabañas, ¿y por qué no los invitaron? ¿Por descortesía? ¿Por qué se olvidaron? ¡No! Porque la dirección política de ese proceso va en otro sentido, entonces no pueden contar con las FFAA porque no cuentan con la voluntad política del gobierno para esas estrategias. Entonces yo levanto fuertemente este tema de lo político porque para mí la capacidad autonómica de las FFAA es relativa, tienen alguna capacidad autonómica, pero la tenemos que leer en clave política. Ninguno de los golpes de Estado de nuestros países respondieron a los intereses particulares, corporativos o políticos del sector FFAA. Fíjense en la Argentina en la última dictadura quién fue el Ministro de Economía, lugar clave, un civil representante de las más grandes oligarquías, Martínez de Hoz.

Bueno, con respecto a lo del ALCA, ¿qué se puede hacer? Por de pronto, difundir qué es el ALCA, porque la verdad que se conoce bastante poco. Se levanta como consigna pero no se conoce bien. Tenemos un deber de difundir qué es el ALCA, porque todo es tan secreto. El Acuerdo Multilateral de Inversiones, lo descubrió alguien por casualidad en Internet, lo tradujo y lo circularizó por el mundo y se evitó que se firmara el AMI, y eso es lo que se incorpora ahora en el ALCA. Hay que difundir que termina las jurisdicciones nacionales para cualquier conflicto. El tema de los subsidios agrícolas o de los aranceles preferenciales, el único que puede tener aranceles preferenciales o subsidios es EEUU, para todo el resto está prohibido.

¿Qué hacer entonces? Dar a conocer y organizar las campañas “No al ALCA”, hoy se están organizando en toda Latinoamérica y al interior también de EEUU y Canadá. El año pasado se hizo una consulta popular en Brasil, dirigida por el MST, que tuvo diez millones de votos en contra del ALCA. En la Argentina funciona un comité “No al ALCA” abierto, con organizaciones sociales, sindicales, políticas, que se plantea hacia fines de noviembre hacer una consulta popular, porque nuestros gobiernos en el mejor de los casos están hablando de que “bueno, negocien mejores condiciones”. En una entrevista que tuvo el grupo de autoconvocados contra ALCA en la Argentina con el Presidente Kirchner, éste dijo “bueno, muy bien, hagan lo que tengan que hacer, nosotros estamos negociando y lo que estamos viendo es la mejor manera de negociar”. Entonces, la única forma que tenemos es esa organización, consultas populares, plebiscitos, manifestaciones, pero sobre todo, la concientización.

Ahora, perspectivas. EEUU ha abierto una caja de Pandora, es decir, ha abierto al mismo tiempo muchos frentes, no es omnipotente como pretende el señor Bush y sus aliados, lo que pensaban hacer en Afganistán, lo que pensaban hacer en Irak, no ha funcionado como querían. Gracias.

Juan Díaz: Quisiera agradecerle a todas las personas que formularon sus preguntas y su interés por el proceso venezolano. Les voy a pedir disculpas de antemano porque obviamente cada una de estas preguntas, en sí misma, constituye un tema muy complejo en lo cual no siempre tengo respuesta y más bien lo que puedo hacer es decir algunas pinceladas y tal vez si hay algún compañero interesado me puede contactar y vernos ya que desgraciadamente el tiempo es una variable importante dentro de un evento.

Ahora, sí quisiera que me permitieran decir una observación sobre los temas propiamente chilenos. Yo llevo poco tiempo en el país, llegué el viernes, he visto algo de la prensa, y cuando también visité otros países del cono sur, a veces me asalta la preocupación que a veces veo a los compañeros más preocupados del pasado que del futuro. Se dice que las victorias tienen muchos padres y las derrotas son huérfanas, y a veces las fuerzas antidemocráticas de manera muy sutil hacen que las fuerzas progresistas caigan en el juego de acusarse entre sí eternamente, sin ir a lo fundamental, que es cómo construir alternativas, cómo dar soluciones. Ha pasado - cuando todavía no estaba este proceso revolucionario en Venezuela – que había quien se acusaba, el MIR, el Partido Comunista, del fracaso de la guerrilla de los años sesenta, en Cuba se acusaban si el Partido Comunista había estado en un gobierno que había sido electoral pero de Batista en la década del cuarenta, pero fue Batista después que dio el golpe y en eso vino Fidel y como dice la canción “acá a los pueblos los mandó a parar”. Digo: basta de estar mirando hacia el pasado, aquí hay un proyecto no es excluyente, todas las fuerzas revolucionarias pueden participar, porque si algo tenemos que tener los revolucionarios es desvestirnos de cualquier protagonismo innecesario, e ir realmente en la senda que nos corresponde de lograr los intereses de nuestros pueblos.

Preguntaban del Plan Colombia, y las diferencias del CDR del círculo bolivariano. No es un secreto que efectivamente el imperialismo tiene su ficha en Colombia, algunos comparan a Colombia con Israel del Medio Oriente, que obviamente está enfilado contra Venezuela y contra los posibles avances de los movimientos revolucionarios en las regiones Andinas. Obviamente la dirección del proceso revolucionario venezolano tiene muy en cuenta esto. El presidente es un militar, es un hombre que conoce de estrategias, de tácticas. Nunca se sabe todo, nunca se tiene toda la información. Pero yo les digo una cosa, hay una diferencia muy grande entre las intenciones y las posibilidades, una actuación utilizando como punta de lanza el Plan Colombia contra Venezuela no es algo fácil, aún con todo el poderío que tienen los EEUU, recuerden que hay unas FARC muy poderosas que llevan cuarenta años de experiencia de combate, y si no los han podido exterminar por algo es. Incluso recientemente, el ELN ha establecido una coordinación con las FARC, creo que ustedes se pueden imaginar que en un conflicto de esa naturaleza, las fronteras son permeables, y que una vez violada la soberanía de Venezuela y una vez violado el derecho internacional, todo es válido. Y entran las FARC en el terreno venezolano y se arma el despelote. Y creo que realmente esto no es un escenario tampoco muy interesante para EEUU. Nos ocurre a veces que magnificamos al imperialismo, pero el imperialismo está en este momento también con muchos frentes, y realmente tampoco es todo poderoso ni mucho menos. Quiero decir con esto que es una amenaza que está ahí, que es real, que tiene riesgos, pero que se tiene en cuenta y que obviamente la principal manera de enfrentarla pasa por el fortalecimiento interno del proceso revolucionario bolivariano. Hoy están muy fuertes los ánimos patrióticos, no es el mejor escenario para un zarpazo internacional, y yo estoy seguro que incluso sectores de la población venezolana que hoy están un poco apáticos o algún oficial por ahí, que es institucionalista pero no es tan bolivariano, frente a una agresión externa inmediatamente se va a guiar por su patriotismo, es decir, que puede ser un boomerang para la reacción, porque un enemigo externo puede ayudar para unificar fuerzas internas.

En cuanto a los CDR y los círculos bolivarianos. Hay que decir que no son idénticamente iguales. En primer lugar, por su tipo o modelo estructural organizativo, son dos modelos diferentes, pero si tienen algo en común que es una manera de organizar el pueblo, porque fíjense, pueblo que apoya a un proyecto pero que no está organizado y concientizado, no es factor de poder, para que un pueblo sea factor de poder tiene que estar bien organizado y bien concientizado. Los círculos bolivarianos somos diferentes, es decir, los CDR en Cuba tienen una estructura territorial, se ubican por cuadras, manzanas, municipios, adoptan la misma estructura territorial del país. En cambio, los círculos bolivarianos usted lo puede crear en cualquier lugar, en un ministerio, un grupo de compañeros se reúne y crean un círculo bolivariano, en una sociedad, en una ONG, en cualquier lugar. Es decir, no tienen esa determinación geográfica que en este caso tienen los CDR. Pero obviamente que ambos son vehículos de procesos revolucionarios y sería un tema muy interesante “cuál fue el papel y cuál sigue siendo el papel de los CDR en Cuba” muy interesante. Yo diría que por excelencia los CDR es la organización del pueblo cubano, el pueblo cubano organizado, y han jugado ese papel incluso cuando el nuevo Estado revolucionario no aparecía, no estaba bien estructurado. Pasa algo así en Venezuela, es un Estado que se está transformando, era un Estado a diseño de la oligarquía que se empieza ahora a rediseñar a tono con la constitución bolivariana.

El ejército venezolano no se pudo ideologizar al nivel que se ideologizaron otros ejércitos de América Latina en el sentido de anticomunismo visceral, de un pensamiento fascista, de un pensamiento acendrado de seguridad nacional. Obviamente era funcional a la oligarquía pero fíjense, alguno de los oficiales que hoy son puntales del proceso revolucionario combatieron la guerrilla e incluso han declarado que su tránsito ideológico y político comenzó allí, es más, hay un oficial muy importante que tuvo que ver con la captura y después asesinato de Briones Montotto, que es un combatiente cubano internacionalista que llega a las playas venezolanas en esa época pero que es delatado por un agente de la CIA, y este señor participó y vio los interrogatorios y él ha declarado que al ver aquella persona que tenía todas las características de clase media, que no era como él decía, gente subhumana, no sé, y al ver la cultura y la manera de responder, sintió que era inferior en ideas, que la calidad de ideas que estaba defendiendo aquel que estaba preso realmente era superior a la suya. Digo esto como una anécdota que capte un poco el proceso ideológico que pasaron muchos oficiales. Es decir, aquel combate con la guerrilla para muchos de ellos fue todo lo contrario, los hizo meditar de por qué aquella gente luchaba con ese sacrificio, y en cambio ellos, ¿qué es lo que estaban haciendo? Algunos se sintieron incluso que aunque habían derrotado militarmente a los guerrilleros, éstos los derrotaban a ellos ideológicamente. Por eso es que tiene tremenda importancia la batalla de las ideas.

Alguien preguntó sobre la extracción social de las FFAA, si son en su mayoría constitucionalistas. Yo en este momento aquí no tengo cifras ni conozco un estudio. Pero sí le puedo decir que en su gran mayoría es extracción de las clases populares, eso es precisamente lo que hemos querido decir que es una peculiaridad del ejército venezolano. Es cierto que hay ramas de las FFAA que son un poquito más exclusivistas, por ejemplo la Fuerza Aérea de acuerdo con la tecnología, la Armada. Pero en el ejército es realmente una gran mayoría popular, e incluso el Jefe actual del Ejército, el General García Carneiro, viene de una de las zonas más pobres de Caracas, de la zona del Valle, y precisamente él está haciendo lo que se llama “Misión Avispa”, que quiere decir “ayudar a las comunidades pobres a mejorar sus condiciones de vida”, pintar los ranchos, que son las casas de los pobres, mejorar las condiciones sanitarias, llevarles mercancía barata. Es decir, hay un sentimiento de aproximación con el pueblo.

Hay un tiempo en los procesos revolucionarios en que las medidas radicales no siempre serán las aconsejables. Yo escribí un libro sobre como surgió el golpe de estado en Venezuela en comparación con otros golpes, y fíjense que casi con una puntualidad increíble el gobierno de EEUU se decide con todo al golpe cuando el presidente Chávez hace una crítica fuerte a lo que estaba pasando en Afganistán, cuando él dice que no se puede combatir el terrorismo con terror. Esta frase se utilizó mucho por el gobierno de Bush para lograr una cohesión interna dentro de su engranaje. Entonces, hay que tener cuidado de no darle de gratis elementos que puedan poner a punto todo el engranaje e incluso el lado emocional. El Pentágono, aún con todo lo ideologizado que está, a veces hay sectores que son mas profesionales, que tienen un conocimiento más tecnocrático.

Ahora, las transformaciones que ha habido en las FFAA venezolanas son bastantes grandes y también en la sociedad. Yo tengo otros modelos, los pudiera mostrar aquí, los traje, será en otro contexto si quieren, una especie de modelo de probabilidad de golpe o no, y cómo se mueven los distintos actores. Y hay que ver que hay un problema de costo y ganancia, no vayan a pensar que un golpista no hace cálculo de costo-ganancia, porque a lo mejor ustedes le dicen 20 millones de dólares, mate al Presidente o trate de hacer un golpe, pero el señor dice con ese pueblo que está ahí cómo yo voy a disfrutar los 20 millones.

En un escenario en que se cometieran errores, un escenario de poca probabilidad donde se elevara el descontento, bajara la legitimidad del gobierno, el liderazgo del presidente, entonces aumentaría las probabilidades de que algunos acaricien la idea. Pero recuerden bien que en el caso del militar venezolano pesa mucho la epopeya de Bolívar, el gran conductor militar y el gran conductor político.

Alguien preguntó si había corrupción en el gobierno de Chávez, yo entendí esto más bien como una aclaración. Mira, en todos los países puede haber corrupción, el problema está en cuánta y a qué niveles, y si realmente pone en peligro determinadas cuestiones sociales. Es probable que en funcionarios de ciertos niveles. Porque además los procesos revolucionarios son procesos, superar una sociedad que hasta ayer era muy corrupta no se hace de la noche a la mañana, y como dice el Presidente Chávez “es el diablo que te acosa ahí y que te trata de agarrar”. Pero la realidad es que el movimiento popular en Venezuela es en este momento bastante fuerte, puede haber un corrupto, pero no podemos hablar de un gobierno corrupto.

Alguien habló aquí del tráfico de drogas, ustedes saben que el tráfico de drogas en esta parte de América del Sur es muy importante, pero el imperialismo, una vez que ya no tenía a mano la justificación de la doctrina de la seguridad nacional ni el anticomunismo, ha inventado nuevas funciones para las FFAA, en definitiva para golpear a la fuerza revolucionaria, el narcotráfico y ahora el terrorismo. Son vehículos que han sustituido al anticomunismo. El gobierno venezolano ha estado muy firme en la defensa de la soberanía nacional y contra este flagelo, pero recuerden que son grandes territorios, bosques, ríos y hay mucho dinero en juego, además el narcotráfico es retroalimentado porque precisamente se necesita para ese objetivo.

Ha aparecido el tema de la gobernabilidad. Desgraciadamente para el imperialismo, el escenario que encontró en Venezuela lo sorprendió, y si ustedes investigan los modelos que se utilizaron para dar el golpe de Estado, realmente estaban un poquito arcaicos, y tenían bastante desconocimiento de las realidades venezolanas. Quieren evitar el mal ejemplo de un ejército latinoamericano que ahora en gran medida, muchos de sus oficiales, está comprometido con la revolución. Yo no tengo una matemática para decir cuáles son institucionalistas, cuáles son revolucionarios, cuáles son apáticos, pero puedo decir que como factor fundamental dentro del ejército hay realmente un grado de compromiso muy elevado con el proceso revolucionario.

Enviar noticia