Visita a la población Recabarren
Palabras de Roxana Longo, Patricia Agosto y Aníbal Mosquera, integrantes del equipo de Educación Popular de la Universidad de las Madres de PLaza de Mayo, en la visita a la población Recabarren, durante el Seminario "A 30 años: ¡Allende Vive!"

Nosotros venimos de la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo. Y nos llena de emoción estar aquí en Chile homenajeando a ese gran ser humano, a ese gran hombre, a ese gran compañero como lo fue Salvador Allende y aún lo sigue siendo porque su ejemplo y su coherencia siguen vivos hoy en cada una de nosotras y nosotros.

El compañero que acaba de presentar al panel decía: “los compañeros, esta delegación nos viene a iluminar”. Nosotros pensamos que no vinimos a iluminar a nadie, sino más que nada, venimos a dialogar, a entablar un diálogo entre ustedes y nosotros. Y esto sucedió esta tarde cuando juntos recorrimos la comuna, esta tarde compartimos las experiencias y vivencias de las compañeras y de los compañeros que viven aquí y por supuesto, su historia. Y es esto lo que nos alienta, nos impulsa a continuar reconstruyendo y fortaleciendo nuestra memoria necesaria para la unidad latinoamericana.

La Universidad de las Madres nació de un sueño. Las Madres se constituyeron como un organismo de Derechos Humanos en 1977 y durante toda una primera etapa el reclamo era individual, por cada uno de sus hijos desaparecidos. En este camino, donde construyeron resistencia en la propia lucha, comenzaron a reconocer a sus hijos como luchadores que tenían un proyecto político. Al apropiarse de este proyecto político y cultural contrahegemónico, las Madres transitaron un nuevo camino y socializaron la maternidad, convirtiéndose en las Madres de los 30.000 desaparecidos. Así ellas mismas se convirtieron en luchadoras y en esta lucha nació la idea de crear la Universidad. Junto con estos cambios también cambiaron las consignas. Si en la primera etapa estas eran: “Aparición con vida” y “Castigo a los culpables”, en la segunda se transformaron en: “No al pago de la deuda externa” y “Madres piqueteras”, luchando al lado de los movimientos sociales que fueron surgiendo en la Argentina en los últimos años.

Con el ejemplo de las Madres y junto a ellas, creemos que es necesario recuperar la memoria histórica para nuestros pueblos y caminar juntos hacia la construcción de un nuevo mundo más justo y democrático, como el que imaginaron tod@s compañer@s que lucharon y luchan aquí en Chile, en toda América Latina y en el mundo entero.

También pensamos, opinamos y reflexionamos que el pensamiento, los sentimientos y los accionares de la dictadura militar están presentes hoy en día, en Argentina. En otro tiempo histórico, con otro contexto nacional e internacional, de otras formas; pero hoy en Argentina los pensamientos, los sentimientos y sobre todo los accionares de la dictadura militar están presentes entre nosotros y nosotras.

Cuando veníamos hacia este lugar, el chofer de la camioneta nos comenta que por el puente que estábamos pasando, allí mismo, los milicos habían tirado barranca abajo y sobre el río, al cura Alsina. En Argentina, ahora el 14 de septiembre, se cumple un año que la Policía Federal Argentina torturó y tiró a tres jóvenes de un puente. Los tiraron al Riachuelo, un río podrido y contaminado. Dos de ellos pudieron nadar y sobrevivir, el tercero, el adolescente Ezequiel Demonty falleció. Lo asesinó la Policía Federal Argentina.

Hoy también escuchamos, en la apertura del Seminario Internacional de la Revista América Libre, que Salvador Allende nació el 26 de junio de 1908. Esa fecha, el 26 de junio, tiene una resonancia especial para nosotros. El 26 de junio de 2002, la Policía Bonaerense, la Prefectura Naval Argentina, la Gendarmería Nacional, los agentes de civil y la SIDE, reprimieron una manifestación de organizaciones piqueteras, de movimientos y organizaciones de trabajadores desocupados. Allí fusilaron a dos compañeros piqueteros, Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. A Darío lo fusilan por la espalda cuando trataba de reincorporar a Maxi. En esa jornada resultaron más de 30 compañeros y compañeras heridas de balas de plomo.

El 19 y 20 de diciembre de 2001, Rebelión Popular en Argentina, la Policía Federal Argentina, entre otras fuerzas asesinas, fusiló a más de 40 manifestantes que salieron a las calles a decir: “Que se vayan todos”. A uno de los jóvenes, Gustavo Benedetto, le pegaron un tiro de plomo que salió del banco HSBC. Que hayan asesinado sólo a un compañero, fue de casualidad; del banco salieron más de 50 balazos de plomo.

En este contexto nosotros y nosotras, no sólo resistimos, no sólo combatimos, no sólo luchamos, sino que también construimos. Construimos o intentamos construir caminos de una verdadera liberación.

Hay varios ejemplos, en germen, de caminos tendientes a la construcción de poder popular. Las asambleas barriales-populares; la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo como proyecto político-cultural contrahemónico; la organización y la lucha de los trabajadores desocupados. Hay un camino de construcción de poder popular que se relaciona con este lugar, con la memoria, con la historia de este lugar. Mientras recorríamos la población, un compañero nos comentó que esta población (Población Luis Emilio Recabarren, Renca) fue la primera en donde se tomaron las tierras; otro compañero acotó que fue la primera toma de tierras no sólo en Chile sino también en América Latina. Las tomas de fábricas, la recuperción y puesta a producción bajo control obrero de las fábricas, de las fábricas abandonadas por sus dueños, por sus patrones, la demostración de que es posible que los obreros y las obreras produzcan bajo control obrero y sin patrones es uno de los símbolos de estos caminos que estamos construyendo, caminos en germen de poder popular.

Enviar noticia