nro. 20
Presentación

Es el número 20 de América Libre. 20 revistas y un mismo sueño, el que enunciamos al proponer su nombre, en tiempos en que la libertad parecía mucho más distante. Salimos con el 20, cuando Lula inaugura En Brasil la fiesta de la esperanza popular. Cuando Lucio Gutiérrez reencuentra a los protagonistas de las jornadas rebeldes. Cuando Evo Morales anuncia nuevos combates del campesinado boliviano. Cuando los zapatistas rompen el silencio, ocupando San Cristóbal de las Casas. Cuando miles de obreros y obreras en Argentina recuperan las empresas quebradas para los trabajadores. Cuando Chávez resiste el golpe del petróleo. Cuando las guerrillas colombianas continúan su combate contra el gobierno y contra los EE.UU.

América Libre es una revista de resistencia cultural, y también una apuesta a la diversidad verdadera de quienes soñamos otro mundo posible, verdaderamente otro, desafiando las barreras conocidas de lo que se cree posible. América Libre descree del pensamiento único capitalista, y de quienes pretenden erigir un pensamiento único socialista. Defendemos el derecho de cada pueblo a elegir sus caminos, y las maneras de recorrerlos, de acuerdo a su cultura, su identidad, su experiencia. Valoramos como una fuerza positiva de América Latina la multiplicidad de caminos, de búsquedas, y de colores con los que se pinta la esperanza de este tiempo.

El 11 de septiembre del 2003, se cumplirán 30 años del golpe de estado organizado por el gobierno de EE.UU. y la burguesía chilena, que dio por tierra con el proyecto socialista de Salvador Allende. Aquel golpe inauguró el tiempo de reflujo de los movimientos populares y del sueño revolucionario en nuestro continente. El 11 de septiembre marca a fuego a la política genocida de EE.UU. Así lo recordaremos este año, cuando nos encontremos en el Seminario organizado por América Libre en Santiago. Cuando pisemos las calles de un Chile que todavía busca los caminos para su emancipación, frente a las políticas entreguistas de un gobierno que acaba de reafirmar sus compromisos con el Tratado de Libre Comercio. 30 años después de aquel 11 trágico para América Latina, nuestro 11, los movimientos populares retoman la ofensiva. América Libre intenta aprender de las búsquedas de los nuevos caminos que intentan los pueblos, sin descartar a ninguno, sin asumir el papel de jueces de cada esfuerzo. América Libre cree en que es posible pensar el mundo desde nuestro continente, y animarse a repensar el socialismo, como lo propuso Mariátegui, no como calco ni copia, sino como creación heroica de los pueblos. Un socialismo indoamericano, con la fuerza del Pachakutik, de los ¡ya basta!, del Patria o Muerte, del «ocupar, resistir y producir», del caminar juntos, «sin miedo de ser felices».

Enviar noticia