nro. 13
Presos políticos en Argentina

Durante el Seminario convocado por la Revista América Libre, que se desarrolló en Rosario, en conmemoración del 30 aniversario de la caída en combate de Ernesto Che Guevara, se realizó un encuentro de solidaridad con los presos políticos del mundo. Entre las conclusiones de ese encuentro, se planteó la necesidad de compartir la información y las acciones solidarias en la lucha por la libertad de los presos políticos. En función de ese objetivo, América Libre puso a su disposición las páginas tanto de su revista, como de su publicación en Internet. Es un espacio abierto, que esperamos pueda recibir el aporte de todos los que están luchando por un bien tan preciado como es la libertad.

 

INFORME DE LA COMISIÓN ARGENTINA POR LA LIBERTAD DE LOS PRESOS POLÍTICOS

Desde la convicción de que la reivindicación de la libertad para los presos políticos tendrá sostén en lo más comprometido de la sociedad, iniciamos esta primera comunicación con el mundo, a través del espacio solidariamente cedido por la revista América Libre. Sin dejar de lado todos los debates políticos que se nos propongan, queremos acordar ideológicamente acciones que se dirijan a un mismo objetivo: la libertad de los compañeros presos y el cese de las persecuciones. Somos concientes de que no es fácil. En nuestra propia práctica lo experimentamos, pero seguimos en el intento de consolidar una organización sólida, nutrida de la fuerza militante y acompañada por los partidos del campo del pueblo.

Para historiar nuestro trabajo, debemos remontarnos a 1984, cuando se formó: "Hacia la Libertad" Comisión Nacional por la Libertad de los Presos Heredados de la Dictadura, integrada aproximadamente por 200 personas del medio cultural, sindical, social y político, como por ejemplo; Ricardo Carpani, Tito Cossa, Alberto Piccinini, Adolfo Pérez Esquivel, Carlos Zamorano, Fray Antonio Puigjané, y algunos de quienes integramos la actual Comisión por la Libertad. Es decir que hace 13 años que se trabaja ininterrumpidamente por los presos políticos.

Si bien es cierto que la causa Tablada es la que más llamó la atención, no es menos cierto que los pocos miembros que nos mantuvimos ligados a la solidaridad con los presos, continuamos visitando las cárceles en lo que de hecho se institucionalizó como visitas de Organismos de Derechos Humanos, un logro alcanzado por el conjunto de los Organismos en los años 1983,1984. Continuidad que también mantuvo la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, que nos cedió un lugar en su sede -hace más de siete años-, cuando decidimos reestructurar aquella Comisión Nacional, refundarla y llamarla Comisión Argentina. Esas visitas hace más de 13 años que se realizan semanalmente. Es importante recordar que en los últimos 24 años (desde 1973), nunca dejó de haber presos políticos en nuestro país. El último de los presos heredados de la dictadura, Fermín Nuñez, salió en libertad -tras 14 años- el 17 de julio de 1989, cuando ya llevaban 7 meses de prisión los presos de Tablada.

Hasta la asunción de Alfonsín, hubo en nuestro país 7500 presos políticos. Luego 13 quedaron heredados de la dictadura, a modo del otro demonio que el gobierno tenía para exhibir justicia: un grupo de militares genocidas presos y 13 compañeros condenados durante la dictadura. Entre ellos, Lilí Nava de Cuesta, la única presa política que quedaba. Permanentemente el sistema nos pone en escena dos demonios. Y muchas veces consigue alojarlos en nuestras propias cabezas. Esto lo vivimos muy cercanamente con los presos de La Tablada, quienes llevan ya nueve años y medio de cárcel.

En 1989 y en todos estos años, en muchos ámbitos del campo popular si no se estaba de acuerdo con el hecho, las bárbaras violaciones a los derechos humanos que cometió el Estado argentino ni siquiera se mencionaban. Dejamos a salvo a aquellos organismos y personas que sí fueron solidarios, aunque en minoría. Con ellos seguimos luchando.

Hace dos años fue secuestrado en México Enrique Gorriarán, y un año antes detenida en Rosario su esposa Ana María Sívori. El secuestro se enmarca también en el viejo modelo de sistema represivo que ya hemos sufrido: la connivencia de los Servicios de inteligencia latinoamericanos. Gorriarán fue trasladado por la SIDE (Secretaría de Inteligencia del Estado), desde México hasta el cuartel de Campo de Mayo. Un hecho que lesiona la vigencia de los derechos humanos, y que ha merecido el repudio de vastos sectores en otros casos -como por ejemplo la extradición de los ciudadanos vascos en Uruguay-. Sin embargo esta situación mereció de las organizaciones argentinas escasos pronunciamientos. Era el otro demonio para quienes alojan el pensamiento de la dictadura en sus cabezas.

Era el demonio enunciado en el Decreto 156 de Alfonsín (13310/83), otra aberración constitucional. En ese Decreto se declara persecución penal contra siete hombres que fueron miembros de organizaciones político militares en la década del 70. Uno de ellos es Gorriarán. Todos fueron posteriormente indultados menos él. Todos los indultados manifestaron previamente su arrepentimiento por lo actuado en aquellos años. Gorriarán no. Así es como debió mantener su extrañamiento del país durante más de 23 años. El Decreto correlativo, el 157, resolvía iniciar juicio a las Juntas Militares de la dictadura. O sea, exhibía dos demonios. Si esta teoría llegase a ser solventada por numerosos sectores, pronto arribaríamos al "por algo será" que ganó tanta complicidad en la sociedad argentina durante el terrorismo de Estado.

Es fundamental reflexionar acerca de hasta dónde las formas represivas se sirven de nosotros mismos para desarticular la solidaridad. No podremos sostener con coherencia un discurso solidario con nuestros hermanos presos en otros países, si no somos capaces de hacerlo con nuestros propios presos.

Esta Comisión ha tomado el compromiso de difundir, denunciar y desarrollar la solidaridad con todos aquellos hombres y mujeres del mundo que hoy sufren la prisión por sus ideales políticos. En algunos casos, no tenemos más información que la publicada en la prensa argentina, pero somos concientes que si sumamos nuestra voz, nuestra acción, aumenta la presión sobre los represores y crece la conciencia en la gente.

Los argentinos conocemos la importancia de la solidaridad. Muchos pueblos lo han sido con nosotros. A causa de la fuerza de las denuncias internacionales y las accione consecuentes, se han salvado muchas vidas en nuestro país. Por ello, sumar a nuestro trabajo la solidaridad con otros pueblos, no es materia de discusión, está naturalmente integrado en nuestros objetivos. Los hermanos peruanos, chilenos, brasileños, colombianos, mexicanos, españoles y otros, conocen de nuestra tarea. Esperamos sumar, aspiramos a crecer. Luchamos para la libertad.

PRESOS POLÍTICOS DE LA TABLADA

20 militantes del MTP (Movimiento Todos por la Patria), están encarcelados desde hace 9 años. Condenados en su mayoría a perpetuidad, son sobrevivientes de la toma de un cuartel militar en 1989, acción que llevaron a cabo en la convicción de que se estaba gestando un golpe de estado -denunciaron con anterioridad a los hechos-. En la represión a cargo de 3000 efectivos del Ejército (al mando del genocida Gral. Arrillaga), murieron 29 miembros de la organización, hubo ejecuciones sumarias, detenidos-desaparecidos, y se bombardeó con fósforo blanco. Todos los detenidos fueron torturados. Se los juzgó en instancia judicial única y como consta en denuncias de Organismos de DD.HH. nacionales e internacionales, el juicio estuvo plagado de irregularidades. Entre los detenidos, Fray Antonio Puigjané (fraile capuchino) es preso de conciencia de Amnesty Internacional. La CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos-OEA) ha publicado un informe contra el Estado argentino y recomendado al gobierno la reparación de las violaciones. Hasta la fecha, el gobierno argentino no ha mostrado indicios de estar dispuesto a reparar esta injusticia.

A 5 años de los hechos enunciados, fue detenida -a poco de arribar a Argentina y sin que pesara orden de captura hasta una semana antes- Ana María Sívori, esposa de Enrique Gorriarán, ambos miembros del MTP. En octubre de 1995, Gorriarán fue secuestrado en México en un operativo conjunto de agentes de inteligencia argentinos y mexicanos y trasladado a nuestro país en forma totalmente ilegal. Fue encarcelado en dependencias del Batallón 601 del Regimiento de Campo de Mayo, donde se le practicó tortura sicológica. Actualmente se encuentra detenido en la cárcel de Villa Devoto en aislamiento. Ambos fueron condenados en julio del año pasado (a perpetuidad Gorriarán y a 18 años Sívori), en un juicio que repitió las mismas irregularidades anteriormente denunciadas. La sentencia se basó en una condena ideológica a la larga actuación política de Gorriarán en los años 60 y 70; en los que formó parte del PRT-ERP, como así también en su participación en el gobierno sandinista de Nicaragua. (Legisladores mexicanos y personalidades sociales y culturales de México han pedido al presidente de su país que se devuelva a Gorriarán a México y se le otorgue el asilo político solicitado por él oportunamente).

NUEVOS PRESOS POLÍTICOS

Cinco nuevos presos políticos, engrosan la lista ya existente. Acusados por la jueza Servini de Cubría de pertenecer a una organización ilegal, Mariel Díaz, Carlos Malatesta, Patricia Malatesta, Adrian Krmpotic y Eduardo Mario Osores (los dos últimos acusados de un atentado donde resultó herido el Dr. Bergés, médico ginecólogo torturador en los campos de concentración de la dictadura 76/83). Estos nuevos presos esperan ser sometidos a juicio oral y público, mientras los servicios de inteligencia del Estado "aportan datos" a una jueza que ya tiene prevista la sentencia condenatoria.

PROCESADOS

En Argentina, más de 500 militantes y dirigentes sindicales, sociales y políticos tienen abierto proceso judicial en distintas provincias del país, como consecuencia de la participación en movilizaciones en contra de la salvaje política económica del gobierno, que arroja la cifra de más del 30% de desocupación en la población. Lo que determina un constante crecimiento de los índices de extrema pobreza.

OSCAR MARTÍNEZ. Ante los innumerables reclamos y denuncias nacionales e internacionales, el dirigente metalúrgico de Tierra del Fuego debió ser absuelto en juicio oral y público -a pesar de la intención del gobierno de condenarlo por su actuación en una movilización de trabajadores.

LUIS BAZÁN. Secretario General de SIPOS (Sindicato del Personal de Obra Sanitaria) de la ciudad de Córdoba, se le sigue proceso por "instigación de cometer delito", a raíz de un discurso público en una jornada de reclamos gremial por despidos arbitrarios.

MARIO DÍAZ. Secretario General de la Unión Obrera Gráfica de Córdoba, se le sigue proceso por "atentado a la autoridad", luego de participar en una movilización por despidos en un periódico de esa ciudad.

JOSÉ FRANZONE, CARLOS SORIA, PABLO TOLEDO Y JAVIER AHUMADA. Se les sigue proceso por "robo calificado y daño calificado", como consecuencia de los destrozos producidos en la Casa Radical en la ciudad de Córdoba (1995) durante una movilización popular. Las denuncias procedentes de la ciudad de Córdoba las recibimos a través de la Comisión por la Libertad de los Presos Políticos- Córdoba.

 

ORGANIZACIONES POLÍTICAS PERSEGUIDAS

El Ministro del Interior, Carlos Corach, inició hace dos años causa judicial contra las organizaciones Patria Libre y MPR Quebracho, en una explícita intención de ilegalizarlas. Como consecuencia de esa causa fueron detenidos y posteriormente excarcelados Fernado Esteche, Leonardo del Grosso y Guillermo Caviasca, sobre quienes se mantiene proceso. Asimismo, durante junio del año pasado sufrieron diversos atentados miembros de la conducción política de Patria Libre: Jesús Escobar (Neuquén), Federico Manso (Tucumán) y Claudio Comari (Capital).

En los últimos meses, se han sucedido amenazas a periodistas y comunicadores sociales. Permanentemente se reproducen contra destacados luchadores en el ámbito de los Derechos Humanos, como por ejemplo las Madres de Plaza de Mayo y la sede de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas.

Hacemos un llamado solidario a mujeres y hombres comprometidos con la defensa de los derechos del hombre, a pronunciarse ante el Presidente de Argentina y el Parlamento, exigiendo la libertad de los Presos Políticos y el cese de las persecuciones a militantes y dirigentes.

Enviar noticia