nro. 11
Encuentro de Vallegrande

ENCUENTRO POR LA SOLIDARIDAD, LA LIBERTAD Y LA JUSTICIA

CHE GUEVARA-30º ANIVERSARIO

Llamamiento de Vallegrande

Hombres y mujeres de todas las latitudes, jóvenes y viejos, de todas las razas y todos los credos, hemos decidido reunirnos en Vallegrande, Bolivia, en octubre de 1997, para dejar testimonio de nuestras preocupaciones, reflexionar sobre los destinos de la humanidad y proclamar nuestras esperanzas.

Cuando llegamos a las postrimerías de este milenio, el pensamiento y la obra del ser humano han sido capaces de desarrollar una civilización planetaria cuyos adelantos tecnológicos desafían a la imaginación más fértil y podrían lograr el bienestar y la paz de todos. Sin embargo, a estas alturas aún persisten desigualdades entre países y regiones; entre los que lo tienen todo y los que no tienen nada, entre los pobres cada vez más oprimidos y más pobres y los ricos cada vez más soberbios y más ricos; entre los poderosos que deciden y los que padecemos las consecuencias de esas decisiones.

Asimismo la civilización actual en conjunto con sus extremos de derroche y privaciones, está rompiendo el equilibrio natural de la vida y va convirtiendo en realidad las más horrendas pesadillas sobre la posibilidad de destrucción del planeta.

¿Todavía hay esperanzas?

Quienes firmamos el presente llamamiento creemos que sí. Que valores como la solidaridad, la libertad, y la justicia caben aún en las mentes y los corazones de la mayoría de la gente. Mientras subsistan esos valores, se puede avizorar un mejor futuro para personas, pueblos y países hacia el tercer milenio. Las mejores utopías, aquellas que diseñaron las mentes más lúcidas y por las que lucharon y murieron tantos hombres y mujeres, tienen todavía un lugar en la tierra y pueden ayudar a cambiar la realidad actual.

Para examinar esos temas, los convocamos a reunirnos en el Encuentro de Vallegrande. Allí donde tres décadas atrás terminó la hazaña de un puñado de soñadores que entregaron sus vidas en una tentativa transformadora y liberadora. Allá donde Ernesto Che Guevara rubricó con su sangre la utopía del Hombre Nuevo. Este Encuentro sólo será posible a través de una movilización de personas y grupos que tengan estas preocupaciones formando Comités en todos los países y lugares posibles, desarrollando actividades que se orienten a la recuperación y proyección de los valores e ideas que motivaron a los luchadores de los años 60 en todo el mundo, y que hoy pueden y deben convertirse en bases de nuevas propuestas de transformación social.

Por la Solidaridad, la Libertad y la Justicia

Vallegrande, octubre de 1996

Enviar noticia