nro. 11
El comandante Ernesto Che Guevara ha muerto

Roberto Fernandez Retamar

EL COMANDANTE Ernesto Che Guevara ha muerto al frente de sus tropas, que son las de nuestra América. La noticia nos llega cuando ya está imprimiéndose éste número, a lo largo del cual, y no por azar, aparece constantemente su nombre. Ha muerto como sólo podía morir, y su caída está lejos de aminorar la lucha que fue la razón de su existencia, como no la han aminorado jamás, antes al contrario, los grandes mártires sobre cuya sangre se afirma y agiganta la historia. Previendo este hecho, él había concluído así su Mensaje a La Tricontinental:

En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo, y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteos de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria.

Por supuesto que su grito de guerra ha sido y será escuchado. También sabemos que ahora el riesgo de nuestra revolución es aún mayor, porque es mayor la soberbia sanguinaria del gran enemigo del género humano: el imperialismo norteamericano. Pero sobre todo sabemos que hombres así justifican la revolución, y la vida misma. Ante él nos parecen aún más vacías las meras palabras. Todos los que tenemos algo que ver con esta Casa de las Américas le seremos fieles, como le serán fieles miles y millones en estas tierras suyas, hasta hacerle el homenaje requerido: la completa independencia de América. Al rincón de Bolivia donde cayó irán mañana los hombres libres a inclinarse y a agradecer. El epitafio de este americano podría llevar las palabras que escribió otro hombre de su estirpe: "En él fue enteramente digno el ser humano".

Editorial del número 45, noviembre-diciembre de 1967 de la revista Casa de las Américas

Enviar noticia