PRESIDENCIA DE LUIS HERRERA CAMPINS
 (1979 -1984)
 
Luis Herrera Campins, representante del Partido Socialcristiano COPEI, resultó electo como Presidente de la República para el periodo 1979-1984. Su gobierno estuvo marcado por una crisis económica larga y profunda. Su frase fue "recibía un país hipotecado". De alguna manera éste es el primer anuncio sobre el problema de la deuda externa y sus alarmantes signos.

Su programa de gobierno se basó en la concepción de un Estado promotor que buscaba estimular a la pequeña empresa, evitando el estatismo; una política que deseaba apuntar hacia la liberación de la economía y disminución del gasto público. Esas metas no fueron logradas.

A principios de 1983 se produjo el llamado "viernes negro". El Gobierno tomó una serie de medidas, entre ellas, la restricción a la salida de divisas y la devaluación de la moneda. Esa devaluación lleva a la quiebra a centenares de pequeñas y medianas empresas y por consiguiente sube el número de desempleados.

El viernes 18 de febrero de 1983, se instituyó un control de cambio diferencial, es decir que a partir de ese momento se dejaron de vender los dólares libremente a 4,30 bolívares por dólar, y se vendían a dos precios. Uno más bajo para ciertos productos y servicios prioritarios y otro más alto, para todo el resto.

La institución encargada de administrar este cambio dual fue RECADI, esta institución lleva hoy la marca de la corrupción, muchas personas y empresas con declaraciones falsas e importaciones ficticias, conseguían dólares baratos y los vendían más caro.

En diciembre de 1979, el debate iniciado tras el triunfo de COPEI sobre corrupción administrativa en el período presidencial de Pérez. Se desata la polémica por el barco Sierra Nevada que, en mayo de 1980, con una votación final en el Congreso, adjudica responsabilidad política al ex presidente Pérez.