La crisis permanente

 ¿Dónde está la crisis?

El gobierno y algunas televisiones se han puesto de acuerdo para promocionar las marcas, parecen querer decir que con un aumento del consumo bastaría para salir de la crisis. Sin embargo algunos economistas piensan que la crisis será permanente. Evidentemente hablan del primer mundo,  porque para los millones de personas que viven en la pobreza la crisis se hizo permanente hace ya muchas décadas.
Estos pensadores planteaban (hace más de 30 años) que en un momento de su desarrollo, el capitalismo, debido a sus tendencias a la crisis, necesitaría introducir la regulación estatal parar asegurar su continuidad, adjudicando los beneficios económicos al mercado y las pérdidas al Estado, haciendo que la crisis se convierta en permanente. Justamente lo que está sucediendo ahora.

A la luz de estas teorías, lo prudente sería cambiar de sistema económico, con una justicia fiscal global, con un control democrático de la banca que permita poner límites y organismos de control a la especulación, un sistema que sea compatible con las necesidades ecológicas y sociales del planeta. Según ATTAC la medida más urgente sería cerrar los paraísos fiscales y los centros offshore, pero ni siquiera aparece claramente entre las medidas que se propondrán en la reunión del G-20 y eso que la OCDE lo marcaba como un objetivo a conseguir en 2006.

Pero para conseguir este cambio, también debemos cambiar de mentalidad, como propone el movimiento del decrecimiento, porque debemos abandonar la ideología productivista, que está desconectada del progreso humano y social. Es necesario moderar la producción y el consumo para conseguir un desarrollo sostenible. Evidentemente los beneficios económicos serían menores y el crecimiento sería más lento o nulo, pero a cambio, ganaríamos en estabilidad. Es decir, sería más difícil que unos pocos se hagan exageradamente ricos, pero también sería más dificil caer en crisis como ésta, con sus correspondientes tasas de paro. Cambiaríamos beneficios económicos por beneficios sociales, ecológicos y de bienestar.
Como consumidores debemos asumir un consumo responsable que no se base en la desmesura, sino en la necesidad; y que en lugar de buscar las marcas busque sellos de garantía social, como el de “Made in Green” que nos garantiza que sus productos están realizados respetando los Derechos Humanos, el medio ambiente y evitando productos perjudiciales para la salud.

También como ciudadanos debemos asumir una mayor participación en el gobierno de nuestras sociedades, debemos evolucionar hacia una democracia más participativa, en contraposición a otro de los grandes problemas del capitalismo: La dificultad de establecer una clara separación del sistema económico con el sistema político. (Habermas, Problemas de legitimación en el capitalismo tardío. 1973. Ed. Cátedra. ISBN: 978-84-376-1973-4)
Solo con nuestra participación conseguiremos disipar las dudas sobre la legitimidad de las acciones políticas, y tener las garantías suficientes de que siguen los principios democráticos.

8 Responses to “La crisis permanente”

  1. Fernan2 Says:

    Eso es lo que os gustaría, derrumbar el sistema financiero para implantar el comunismo. Como funcionó también en la antigua URSS.

  2. Európides Says:

    Hola Manolo.

    No estoy de acuerdo para nada en lo que dice Fernan2, porque lo que nos gustaría a todos es que todo el mundo tenga recursos y que no mueran de hambre muchas personas inocentes cada día.

    Por otra parte, estoy totalmente de acuerdo con tu artículo, pues de lo que no cabe duda es que a día de hoy, todo está fallando y se necesitan nuevas medidas y formas, además de un control exhaustivo para que esto no ocurra y que no vuelvan a darse los abusos que con este sistema nos tienen acostumbrados.

    También es cierto que si hay ahora problemas para los países más industrializados y civilizados, los otros, los del tercer mundo, serán los grandes olvidados y seguirán pasando calamidades sin que nadie se acuerde de ellos.

    Un saludo.

  3. Arturo Says:

    A mí me gusta esta viñeta de El Roto:

    http://www.elpais.com/vineta/?d_date=20090325&autor=El%20Roto&anchor=elpporopivin&xref=20090325elpepivin_4&type=Tes&k=Roto

  4. Manolo Says:

    Ahora habrá que luchar para que no nos arrastre a todos con él.

  5. KC Says:

    EL comentario de #1 es el del típico GILIPOLLAS que no tiene ni puñetera idea de lo que dice, entre otras cosas porque, aparte de ser RETRASADO MENTAL, habla por boca de los demás…

    Saludos.

  6. Fernan2 Says:

    KC, creo que yo no he faltado a nadie y no debería contestarte,pero lo haré para demostrarte que los que no somos progres también podemos ser tolerantes.
    Se está hablando de destruir el sistema financiero que nos ha dado prosperidad, se pretende que todo lo controle el estado y que lo privado desaparezca. El estado solo debe intervenir cuando es necesario y ayuda al bien común, como precisamente se está haciendo con los rescates a los bancos para que no se hunda el sistema y podamos seguir viviendo como hasta ahora.
    Por cierto, nadie me dicta lo que tengo que decir…pero digo lo que quiero.

  7. Manolo Says:

    Perdona, pero el sistema financiero actual ha dado bienestar solo a unos pocos, que tu tengas la suerte de encontrarte entre esos pocos no quiere decir que sea bueno para todos. El Estado lo formamos todos; y no solo debe intervenir, además, debe asegurar los derechos y libertades de toda la población en su conjunto. El problema está en confundir economía con bienestar, por eso las intervenciones se hacen pensando en las cifras macroeconómicas no en los ciudadanos. Esto es lo que hay que cambiar.

  8. Aquí y allí Says:

    [...] crisis, que cada día se presenta más claramente como una crisis permanente, ha acentuado el sentimiento de frontera como barrera de protección. Como si se tratase de la [...]

Leave a Reply